Viernes, 23 de Febrero 2024

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Por qué cayó el “Muro de Hierro” de Israel

Por: Jonathan Lomelí

Por qué cayó el “Muro de Hierro” de Israel

Por qué cayó el “Muro de Hierro” de Israel

El ataque de Hamás a Israel en la Franja de Gaza se ha calificado como una colosal falla de inteligencia y seguridad que derrumbó el mito del “Muro de Hierro” de alta tecnología que protegía a los israelíes. 

Pero, ¿qué falló? Un conjunto de artículos de periódicos israelíes y norteamericanos lo explican de esta manera. 

La “valla inteligente” de 65 kilómetros se terminó de construir en diciembre de 2021 tras una inversión de mil millones de euros. Benny Gantz, Ministro de Defensa de Israel, declaró en ese momento: “Esta barrera brindará a los ciudadanos israelíes una sensación de seguridad y permitirá que esta hermosa región en el Sur continúe desarrollándose y floreciendo”. Lo cierto es que el muro también confinó en el enclave a dos millones de palestinos en condiciones de hacinamiento, lo que generó protestas y críticas a Israel. 

La barrera de seguridad de seis metros opera con sensores inteligentes, cámaras de videovigilancia con tecnología de punta y está fortificada con una base de concreto contra túneles así como ametralladoras controladas vía remota. Cuenta además con otro muro marítimo para detectar incursiones por mar. 

Sin embargo, la mañana del sábado 7 de octubre, alrededor de mil 500 combatientes de Hamás violaron masivamente esa frontera a bordo de camionetas, motocicletas y lanchas ligeras por mar. 

Para lograrlo utilizaron francotiradores que desactivaron con disparos las cámaras de seguridad. En medio de una andanada de más de cinco mil misiles disparados durante el ataque, utilizaron explosivos lanzados desde drones sobre torres de vigilancia y centros de comunicación celular. Así neutralizaron las comunicaciones y el sistema de videovigilancia. Esto permitió a los extremistas derribar la valla con bulldozers en al menos 30 puntos para lograr infiltrarse en territorio israelí. 

Kobi Shabtai, comisionado de la Policía de Israel, declaró a un periódico local que en un momento había “21 escenas activas” de terroristas masacrando civiles. “A las 6:30 am comenzaron los cohetes”, declaró un soldado sobreviviente que estaba en una de las cuatro bases militares tomadas. El saldo de más de mil 200 judíos asesinados, la mayoría civiles, es descrita como la peor masacre de judíos en un día desde el Holocausto. A esto se suman más de 130 rehenes hombres, mujeres y niños. 

El minucioso despliegue bélico y tecnológico de Hamás requirió del apoyo de un tercero y todo apunta a Irán. Sin embargo, hay otras fallas de los servicios de inteligencia israelíes que ayudaron a los extremistas. 

La excesiva dependencia de Israel de una valla fronteriza controlada remotamente provocó la disminución de soldados en el Sur, lo que favoreció a los atacantes. Otro de los reclamos al gobierno israelí es el tiempo que tardó en reaccionar y dimensionar el ataque a pesar de los videos que comenzaron a circular en redes sociales. Se habla de hasta siete horas, lo que dejó a los civiles a merced de los milicianos de Hamás.

Un portavoz de las Fuerzas de Defensa de Israel negó que se haya tratado de un hackeo al sistema de seguridad sino de ataques coordinados al aparato tecnológico que soportaba la idea de un muro impenetrable y un sistema inexpugnable. 

Una lección para Israel -y en general para cualquier sistema de defensa y vigilancia- es que la ilusión del tecnosolucionismo puede cegarnos. Más tecnología no es igual a más seguridad.  

jonathan.lomeli@informador.com.mx

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones