Jueves, 09 de Febrero 2023

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Pasó lo que sabía podía pasar

Por: Jaime Gallardo

Pasó lo que sabía podía pasar

Pasó lo que sabía podía pasar

No se puede considerar como algo anormal lo que sucedió en el estadio Lusail donde Argentina venció 2-0 a México. Desde el sorteo se sabía que el partido más difícil y en el que menos probabilidades de ganar se tendrían sería ante la Albiceleste. Pocos son los que deben desconocer la capacidad de Messi, un crack que por sí mismo puede definir un partido.

Posiblemente muchos desconocían el potencial del plantel de Scaloni con jugadores que están en equipos “top” de Europa y como se pudo comprobar, el técnico del conjunto sudamericano tenía en la banca a jugadores de una calidad tal que le recompusieron a su equipo, después de un primer tiempo en el que México hizo muy bien la mitad de su tarea: defender; la otra mitad ni siquiera la empezó: atacar.

El planteamiento de Martino, con un 5-3-2 que pocas veces utilizó, tenía el claro propósito de amarrar el empate a cero, a pesar de que ya se conocía el triunfo de Polonia sobre Arabia Saudita que colocaba al Tri en una situación en la que el empate o la derrota ante los argentinos tendrían la misma consecuencia; la obligación de derrotar a Arabia Saudita.

La resistencia mexicana aguantó 63 minutos cuando Messi sacó un tiro que se anguló en la base del poste izquierdo de la portería de Ochoa.

En ese momento todos supimos que “se acabó el corrido”, simplemente porque México no tiene poder ofensivo.

Al finalizar el partido se desató la fiesta Argentina, en las tribunas y en los vestidores, mientras los rostros desencajados y las miradas clavadas en el piso eran el denominador común de quienes caminaban al vestidor de México.

De manera discreta Andrés Guardado fue al ingreso del vestidor de Argentina para encontrarse con Messi e intercambiar camisetas, Héctor Herrera fue a saludar a Ángel Correa su ex compañero en el Atlético de Madrid, y lo propio hizo Edson Álvarez con Nicolás Tagliafico, quien jugara en el Ajax.

Mientras los comisarios de la FIFA con cierta molestia le señalaban a la gente de prensa de la FMF que varios medios con derechos estaban pidiendo hablar con los jugadores mexicanos, la respuesta fue que sí hablaron, con las dos televisoras de México. FIFA respondió que no era suficiente, la contra respuesta fue: no quieren hablar, están dolidos por la derrota.

Mientras eso sucedía, Scaloni se trasladó al vestidor de México para saludar a su amigo Gerardo Martino, quien lucía consternado.

Esta vez, los argentinos ganaron en la cancha y en las tribunas. La asistencia oficial fue de 88 mil 966 aficionados, mayoría del país Sudamericano que estuvieron nerviosos pero sin dejar de apoyar un instante. Sus cánticos no se silenciaron cuando se interpretó el himno mexicano y con la convicción de que su equipo saldría adelante de un partido que tenían que ganar.

El Tricolor no cuenta con jugadores que tengan el potencial que sí tienen los jugadores argentinos y ayer se comprobó.

La Selección Mexicana está en jaque y hay que prepararse para lo peor por una razón: tiene que ganarle a Arabia Saudita, ¿y cómo le va a ganar si no mete goles?

México acumuló cuatro partidos de Mundial sin anotar, dos en el Mundial de Rusia ante Suecia y Brasil en los que estuvieron entre otros Carlos Vela y “Chicharito”, y ahora ante Polonia y Argentina con Raúl Jiménez y Henry Martín, Funes Mori aún no ha jugado.

Si mencionó a los jugadores que actualmente militan en la MLS es porque como paliativo a las derrotas, se suele señalar a los ausentes, si hubiera estado este, si hubieran metido a aquel, la historia hubiera sido diferente.

En nuestro país el futbol está estancado por diversos motivos, el principal es porque de manera exagerada se prioriza los comercial sobre lo deportivo.

Tal vez la FMF debería de pedirle a la FIFA que se otorguen puntos extra al equipo que tenga más patrocinadores, o que lleve un buen número de turistas a la sede del Mundial, ¡Ahí sí el futbol mexicano es potencia! Es lo único que importa, no es novedad y lo saben los directivos.

México aún tiene posibilidades de avanzar al cuarto partido, pero son pocas. En Rusia 2018 Javier Hernández expresó aquella frase de “imaginemos cosas ching....nas”, en la imaginación se puede todo, en la realidad no.

La promoción de la selección se hace a base de echar a volar la imaginación, al nacionalismo, la motivación, al sentimentalismo, con decir que los mexicanos sí podemos, o que los rivales cuando saben que van a enfrentar al Tri les genera cierto temor o que México se transforma en la Copa del Mundo y que lo apoyan miles de aficionados que van a los mundiales (no van al Azteca, pero van a Qatar), con eso no se ganan partidos, ni ajusta para derrotar a equipos como Argentina o Brasil. Se le ganó a Alemania sí, pero no se puede hacer de la excepción la regla.

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones