Martes, 09 de Marzo 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Pandemia en tiempos electorales

Por: Diego Petersen

Pandemia en tiempos electorales

Pandemia en tiempos electorales

Que cada quien se cuide como pueda. Ese parece ser el mensaje del Gobierno de Jalisco que, para efectos prácticos, ha renunciado a gestionar la pandemia, pero sobre todo a hacer algo distinto a lo que hace el Gobierno federal. Abrimos todo menos las escuelas y todo queda bajo la responsabilidad de cada persona; lo que hay son recomendaciones y algunas reglas que nadie va a vigilar que se cumplan simple y sencillamente porque no existe la capacidad de inspección.

Qué lejos quedó el discurso triunfalista y el tono regañón del gobernador Enrique Alfaro. La pandemia le pegó durísimo a la zona metropolitana de Guadalajara, como era previsible y si bien los números medidos de muertes e infectados por cien mil habitantes están muy lejos de los de la Ciudad de México, ya no estamos tampoco entre los mejores del país, como presumía el gobernador hace apenas unos meses, en el otoño pasado.

Podemos pensar y opinar que las cosas se pudieron hacer de manera distinta tanto en lo nacional como en lo local, que los gobiernos dejaron mucho qué desear, lo cierto es que en ese equilibrio entre salud y economía cualquier decisión que se tomara afectaba a unos u a otros y falta aún mucha agua por correr debajo del puente antes de hacer un balance. Pero, así como podemos decir con toda puntualidad que el manejo del Gobierno federal ha rayado en lo irresponsable, sobre todo en lo referente en el uso del cubrebocas, en Jalisco la política de salud estuvo marcada por un protagonismo excesivo de parte del gobernador, desde el primero y cuestionado encierro adelantado hace once meses, cuya única finalidad era desmarcarnos de la política nacional, hasta el intento fallido de compra de vacunas con mesa de empresarios incluida, pasando por el botonazo y el grupo de expertos que nos iban a ayudar a hacer las cosas diferente y que como sucedió con Camelia la Texana, ya nunca más se supo nada.

Qué lejos quedó el discurso triunfalista y el tono regañón del gobernador Enrique Alfaro. La pandemia le pegó durísimo a la zona metropolitana de Guadalajara...

Quizá la mayor virtud del nuevo plan es que ya no estaremos sujetos a la ocurrencia semanal o quincenal y que los videoregaños serán por otro tema. Su mayor defecto es que los ciudadanos perdemos toda referencia de lo que está pasando en nuestro estado y nuestra ciudad porque ya no habrá información diaria. Pero más allá de ello, el problema de soltar las riendas de golpe es que la ciudad se desboque, como lo vimos le fin de semana, con un riesgo altísimo de un incremento de contagios y por lo mismo, de muertes.

Huele a elecciones y de aquí a junio el tema ya no es quién resuelve y cómo los problemas de la pandemia sino quién tiene la culpa de qué. En el inter, sobra decirlo, nada cambiará, el virus seguirá ahí; los contagios y los riesgos también. En tiempos electorales los problemas no se acaban; el discurso de los políticos sí.

diego.petersen@informador.com.mx

Temas

Lee También