Martes, 19 de Enero 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Palabras de Presidente o las lecciones del Capitolio

Por: Jaime Barrera

Palabras de Presidente o las lecciones del Capitolio

Palabras de Presidente o las lecciones del Capitolio

Como se temía, los reclamos infundados y la narrativa de fraude electoral que emprendió Donald Trump desde el día después de las elecciones de noviembre pasado en Estados Unidos degeneró en el asalto al Capitolio que exhibió y puso en tela de juicio la tradición democrática del vecino país del Norte, y que dejó saldo rojo hasta hoy de cinco muertes al interior y el exterior de la sede del Poder Legislativo estadounidense.

Lo que sin exagerar podemos decir es que fue una intentona fallida de autogolpe de estado, echando mano de una turba de sus simpatizantes más radicales, quienes tuvieron facilidades extraordinarias para apoderarse del corazón político del vecino país del Norte para suspender la sesión del Congreso, donde se validaba el triunfo en los comicios de Joe Biden, arroja muchas lecciones para el mundo y más aún para nuestro País, por la similitud y entendimiento entre el Presidente Andrés Manuel López Obrador y Trump, de fincar su ejercicio de Gobierno en el discurso de polarización con la presunción de un apoyo popular casi absoluto.

Ya lo decía ayer en medio del caos y de las escenas nunca vistas de violencia política en la historia moderna de Estados Unidos, el presidente electo Joe Biden al exigir a Trump salir a ratificar su compromiso de respeto a la Constitución, que las palabras de un presidente pueden, en el mejor de los casos, inspirar, pero en el peor de los escenarios incitar a la sedición, como ocurrió el miércoles en Washington.

Esa manipulación a sus fanáticos tuvo el miércoles su punto más álgido, al invitarlos a manifestarse en contra de la formalización del triunfo de los demócratas, luego con su ambiguo mensaje para buscar tranquilizar a los violentos inconformes invitándolos a regresar a su casa, no sin antes decirles que eran “muy especiales” por irritarse por el “robo electoral” y todavía ayer, cuando Twitter le levanto el veto, al asegurar una transición tranquila pero desconociendo a los legisladores estadounidenses recién electos.

En contraste con la reacción casi inmediata de expresidentes de Estados Unidos y de muchos otros países del mundo para reprobar el actuar de Donald Trump, López Obrador mantuvo un cauto silencio el miércoles y hasta ayer se pronunció con más cautela aún, al no tocar ni condenar lo sucedido en el Capitolio, con el argumento de la tradición diplomática mexicana de no intervención y respeto a la vida interna de otros países.

El tiempo dirá cómo asumen esta actitud del gobernante mexicano en la nueva administración estadounidense, más aún con la negativa adelantada de asistir a la toma de posesión de Joe Biden, y más importante aún, cómo procesan, desde la regulación del discurso en las ruedas de prensa mañanera, las lecciones del Capitolio.

jbarrera4r@gmail.com

Temas

Lee También