Domingo, 27 de Septiembre 2020
Ideas |

Nuestra responsabilidad del porqué de López Obrador (Parte 2)

Por: Ramón Becerra

Nuestra responsabilidad del porqué de López Obrador (Parte 2)

Nuestra responsabilidad del porqué de López Obrador (Parte 2)

Este escrito es complemento de la Parte 1 “Lo bueno de López Obrador” publicada en EL INFORMADOR el sábado 18 de julio.

Nuestras acciones son las que han llevado a AMLO al poder. No porque hoy estamos peor significa que antes estábamos bien.

Nuestro contexto ha hecho que no empaticemos con los más vulnerables. Que no entendamos porqué se han sentido relegados, olvidados y no tomados en cuenta.

Vivimos en un país en donde cómo nos vemos, dónde nacimos, cómo nos apellidamos o cómo hablamos puede determinar nuestro avance o retroceso. En donde si nacimos con pocos recursos económicos lo más probable es que nuestros hijos continúen igual cuando ya no estemos.

En el escrito anterior planteo la importancia de comunicarnos con los que hoy volverían a votar por AMLO. Pero para poderlo hacer debemos primero partir de la congruencia. Adquiriendo la dimensión social que nos ha hecho falta por tanto tiempo.

Si algunos de nosotros como personas productivas, en nuestra casa, en nuestro pequeño negocio o en la empresa en donde trabajamos, optamos por el camino fácil y:

  • Priorizamos nuestra ganancia personal, sin pensar en los demás. 
  • Permitimos sueldos bajos, aún sabiendo que no alcanzarán para las necesidades básicas de una vida digna.
  • Tenemos colaboradores sin nómina formal y/o fuera del seguro social.
  • No estructuramos un programa de capacitación en nuestra organización para permitir el crecimiento. (Los puestos operativos se retiran en puestos operativos).

Seguramente es porque no somos eficientes y productivos, y nos hemos ido por el atajo y no por el camino correcto. Hagámonos responsables de lo que hemos generado. Cambiemos nuestras acciones y definamos qué y cuando lo haremos. Seamos congruentes en nuestro pensar, ser y actuar, demostrando con hechos más que con palabras nuestro aprendizaje y crecimiento. Y sólo entonces podremos comunicarnos con los que votarían de nuevo por él.

El entorno cambió agresivamente a partir de la llegada de AMLO al poder. Debemos ser flexibles y adaptarnos rápidamente para llegar a una mejor alternativa.

Recordemos que en el país de los 3 venezolanos (que comentaba en el escrito anterior y que jamás se imaginaron lo que iba a pasar), la sociedad estaba hastiada de los políticos tradicionales. En las 2 siguientes elecciones que hubo ellos siguieron divididos, con los mismos vicios, sin haber generado una reflexión profunda del problema de raíz. No lo hicieron y desperdiciaron esa oportunidad única de aprendizaje y crecimiento.

Hoy en nuestro país se han ido uniendo los políticos tradicionales, los “despechados” y “excluidos” del nuevo círculo del poder. Son los partidos de siempre. Siguen criticando a la persona. Cuando lo atacan (no las acciones o resultados), lo que hacen es fortalecerlo. Ante los ataques y las descalificaciones personales es donde AMLO mejor sabe responder.

Vamos todos en el mismo barco. Tenemos un capitán que fomenta divisiones, que no escucha, que pone a la tripulación contra los mandos medios, y que además va directo a estrellarse contra las rocas y sigue sin querer modificar el rumbo.

Insiste en descalificarnos y dividirnos: conservadores o liberales, pueblo bueno o pueblo malo, a favor o en contra mía. No escucha opiniones ni sugerencias, sin importar de quién vengan.

¿Qué haremos?

Estaremos más unidos, organizados y conectados que nunca. Conscientes de que necesitábamos un cambio no solo a nivel político, sino a nivel personal, empresarial y cómo sociedad.

Definiremos una nueva meta, cuyo objetivo principal será crear una nueva propuesta ciudadana con una mejor alternativa. Seremos líderes eficaces, confiables, conoceremos el rumbo a seguir y las acciones para llegar a esta.

Crearemos una alternativa en la que estemos todos, donde todos seamos escuchados y todos tengamos oportunidad de mejorar. Nuestra unión vendrá cuando logremos una mejor alternativa política y económica con dimensión social.

En 2021 la competencia será a nivel regional y no necesita un sólo líder fuerte. Necesitamos muchos líderes regionales, en cada pueblo, ciudad y estado. Organizados, coordinados y unidos.

Nos comunicaremos con aquellos que no piensan como nosotros, y no ven que estas acciones de AMLO están teniendo consecuencias inmediatas, pero tendrán otras más graves para nuestro querido México. Lo haremos desde la propuesta, no desde el ataque y la crítica personal, con congruencia visible en nuestras acciones y nuestro ser.

Confío que este mensaje de esperanza generará la acción, unión y comunicación en esos líderes que necesitamos hoy más que nunca en nuestro querido México. Porque México somos todos.

ramonbecerra@hotmail.com

Twitter @ramonbecerra

Temas

Lee También