Domingo, 27 de Septiembre 2020
Ideas |

Lo bueno de López Obrador (Parte 1)

Por: Ramón Becerra

Lo bueno de López Obrador (Parte 1)

Lo bueno de López Obrador (Parte 1)

Este escrito está dirigido para todas las personas que son productivas en México, que viven de su trabajo, de su pequeño negocio, de su empresa, y para aquellos que están estudiando y algún día se van a convertir en la futura planta productiva de nuestro país.

Hay algo bueno que hizo López Obrador para México. Puso el dedo en la herida de una realidad que es dura y fría: vivimos en un país en donde una parte de nuestra gente puede trabajar ardua y honradamente, y aún así no puede proveer la casa que quisiera para su familia, una educación para sus hijos, los servicios médicos indispensables o a veces hasta la alimentación básica. Esto es una herida abierta e infectada.

AMLO vino a echarle sal a esta herida, pero esa no es la solución. Hay que desinfectarla y sanarla para lograr avanzar como sociedad y como país.

Este escrito está pensado para cualquier persona, pero sobre todos aquellos que están trabajando en nuestro México. Algunos hoy han decidido esperar ante las acciones de AMLO – sin estar de acuerdo, pero tomando una posición indiferente. Espero este escrito los encuentre. Que los lleve a ajustar el rumbo, modifiquen sus acciones y se genere una empatía con los más vulnerables.

Nuestra responsabilidad de explicar a López Obrador.

Cuando veo las encuestas que colocan a AMLO con 60% de aprobación, entiendo que algo no hicimos bien como sociedad y como mexicanos. Es nuestra responsabilidad explicar y comunicar de manera simple y eficaz las acciones de AMLO y las consecuencias que tendrán para sus vidas en el futuro.

Lo platicamos con muchos que piensan como nosotros. Pero no con los más vulnerables de nuestra sociedad, los que votaron por él. A ellos no los convencemos, ni tampoco los tomamos en cuenta. Ese 60% de aprobación es nuestra responsabilidad por no hacerlo, y asumiéndola me decidí hacer una explicación simple que adjunto en otro escrito (“P2 Explicando a López Obrador”).

Llegamos a este resultado porque no logramos generar empatía con nuestra gente. Nos distanciamos y desentendimos, centrándonos en nuestro bienestar, sin procurar su desarrollo. AMLO ganó porque más del 60% de la población de nuestro país, aún teniendo un trabajo, no puede proveer las necesidades básicas para su familia de una vida digna, teniendo pocas probabilidades de mejorar su nivel de vida. Debemos ser conscientes que no porque ahorita estemos peor antes estábamos bien.

Ellos ven en AMLO a alguien que los escucha, que se “preocupa” por ellos, siendo el mejor comunicador/manipulador que ha tenido México en los últimos tiempos. No importa las acciones que tome; no ven las consecuencias o los resultados – difícilmente se mueven de su posición, porque no ven otra alternativa.

Hay que tomar la responsabilidad de comunicarlo, pero sobre todo de mejorar el rumbo cuando venga el tiempo de hacerlo, y ser conscientes de qué cambios debemos de hacer a nivel sociedad, y sobretodo a nivel personal, para que vean otra alternativa.

¿Cuanto más nos quedaremos sin hacer nada?

Sé de una empresa en la cual trabajan 3 venezolanos, gente luchona, trabajadora, dedicada, que vio cómo otro excelente comunicador/manipulador se apoderó de su país y poco a poco los fue llevando al precipicio. Nunca se imaginaron que eso podría pasar.

Ahí se unió la oposición cuando empezaron a suceder las primeras acciones incongruentes y escogieron el camino de la crítica hacia la persona. Por eso, cuando vinieron las primeras elecciones, volvió a tener más del 50% del voto. Después de esa primera prueba de fuego, tomó el control del aparato electoral y entonces se hizo irreversible la decadencia, desencadenando la partida de la mayoría de la gente productiva del país. 

Nunca se planteó una opción que generara empatía con los más vulnerables, y se comunicaban criticando a la persona (no las acciones y sus consecuencias), sin establecer un plan de comunicación efectivo para asegurar que entendieran que se les iba a escuchar, a tomar en cuenta y que sintieran una opción real de mejora para su vida.

No hubo un cambio real desde la empatía, sino desde el miedo.

No podemos permitir que en nuestro querido México suceda lo mismo. La única manera de lograrlo es a través de acciones incluyentes, que permitan visualizar una opción diferente que cumpla con las necesidades de los más vulnerables.

Ellos eran nuestra responsabilidad desde el día uno y les fallamos. No creamos las oportunidades para que pudieran salir de la situación en la que se encontraban, que tuvieran la oportunidad de crecer, de informarse y de cuestionar.

Nuestro compromiso entonces será presentar una alternativa real en donde nuestra gente sienta y sepa que se les escucha, que tendrán oportunidades, que podrán mejorar su vida y que se hace desde una preocupación auténtica. Hagamos una estrategia de comunicación y acción para lograrlo. Haciendo ese cambio a nivel personal y a nivel sociedad desde la empatía, con un acercamiento real, generaremos un cambio en nuestro país.

Que este mensaje de esperanza llegue a todos los rincones de nuestro querido México, porque México somos todos.

ramonbecerra@hotmail.com

Twitter @RamonBecerra

Temas

Lee También