Miércoles, 28 de Septiembre 2022

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Nancy Pelosi: honrar los acuerdos

Por: Eugenio Ruiz Orozco

Nancy Pelosi: honrar los acuerdos

Nancy Pelosi: honrar los acuerdos

De algunos días a la fecha, cobró mayor notoriedad en el mundo el nombre de la presidenta de la Cámara de Representantes del Congreso de los Estados Unidos de América, Nancy Pelosi. La visita a Taiwán de la segunda en la línea de sucesión del presidente de EU generó una serie de airadas reacciones de las autoridades de China continental, quienes consideran a esa isla parte de su territorio. Desde los tiempos de la Guerra Fría, no había sucedido un acontecimiento político que llamara tanto la atención e, incluso, encendiera los focos de alarma por el riesgo de una posible confrontación entre ambas potencias. China consideró una provocación inaceptable el viaje de la congresista a esa nación. El origen del conflicto se remonta al año 1949, cuando Chiang Kai-shek, líder del Partido Nacional Chino (Kuomintang), se refugió en la isla de Taiwán tras ser derrotado y expulsado con sus seguidores por Mao Tse Tung, líder del Partido Comunista Chino y fundador de la República Popular China.

Tres comentarios al respecto.

Primero. La política es un juego de ajedrez en el que la disuasión y los símbolos del poder son muy importantes. Las razones del viaje solo las conocen los que, en la mesa de estrategia del gobierno norteamericano, lo decidieron. Los hechos visibles son que China intentó convencer al presidente Biden para que la líder del Congreso no realizara el viaje a Taiwán porque, simbólicamente, representaba una violación a su soberanía. El gobierno de los Estados Unidos de América se vio obligado a realizar la visita a la isla porque, de no hacerlo, hubiese significado incumplir los acuerdos de ayuda mutua con una nación que ha sido su aliada leal y que ocupa, junto con Filipinas, Japón y Corea del Sur, una ubicación estratégica en el mar de China. Además, de suspenderse el viaje, el mensaje que hubiesen recibido los países alineados al imperio habría sido el de un signo de debilidad de la nación más poderosa de la Tierra.

Segundo (y esto me encanta),  la protagonista, Nancy Pelosi, es una joven de 82 añitos que recorrió más de medio mundo para cumplir con su responsabilidad política. ¿Quién dijo que los viejos no sirven para nada? Impresiona la vitalidad, la valentía y la energía de personas que, supuestamente, deberían estar cuidando a sus nietos. Admiro a las mujeres, y más a las mujeres inteligentes; desde la Reina de Saba, Cleopatra y nuestra Marina (mal llamada Malinche), hasta Catalina la Grande, Golda Mayer, Indira Gandhi, las Reinas Isabel y Victoria, Margaret Thatcher, Angela Merkel, Isabel II, y no pocas que escapan de mi memoria, cuyas aportaciones fueron y son fundamentales en la construcción de las sociedades.

Y tercero. Finalmente, la cordura prevaleció. Es una buena noticia que nadie esté dispuesto a ir más allá de lo razonable. Mientras la política siga siendo la vía para la solución de los conflictos y la diplomacia prevalezca, los riesgos de la guerra se disipan. Personajes como Nancy Pelosi contribuyen a la certidumbre de la vida en sociedad y a honrar los acuerdos entre naciones.

Eugenio Ruiz Orozco

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones