Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 24 de Marzo 2019

Ideas

Ideas |

Morena no es diferente

Por: Cesáreo Escobedo

Morena no es diferente

Morena no es diferente

¿El Gobierno que lidera Andrés Manuel López Obrador en realidad es diferente a los anteriores? ¿La simbología que creó alrededor de su imagen será percibida actualmente con la misma fé que cuando ganó las elecciones? Basta con hacer un simple análisis para discernir entre lo que ostenta representar el Presidente de lo que está ocurriendo en realidad dentro de su Gobierno. Veamos.

Sí es cierto lo que defendió el filósofo Hobbes, somos seres egoístas. De la misma manera, como seres humanos, estamos condicionados a pensar de una manera lineal. Cada aspecto de nuestra vida gira en torno a un aspecto del pasado, presente o futuro. Lo mismo pasa dentro de la política. Un político, al momento de llegar al cargo, se preocupa más por su popularidad que por cumplir las promesas que con esperanza movieron a muchos a votar por ellos.

Lo anterior resulta lógico, si consideramos que como humanos gozamos de un  altruismo limitado. Éstos políticos harán el bien hasta el grado que no les afecte en un futuro. Este mecanismo  implica necesariamente una justificación constante por parte de nuestros gobernantes. Se vestirán durante todo el sexenio de héroes, vanguardistas del progreso y  defensores de la justicia y la paz para justificar su estancia en el poder. Por otro lado, perseguirán a quienes hayan perdido el poder y hayan actuado de manera dudosa para reafirmar su imagen intachable ante la sociedad. Esto ya está ocurriendo.

Pasemos a analizar el problema de la continuidad. Éste es y siempre ha sido uno de nuestros mayores problemas dentro de la política. Sale un Gobierno con ideales específicos, para que entre uno nuevo con su propia agenda para destruir los avances del Gobierno anterior. Morena está colocando nuevos cimientos, cimientos que serán reemplazados tarde o temprano por el siguiente partido dominante.

Tenemos que entender que ni Morena, ni ningún partido político se encuentra exento de estas costumbres. ¿Será la transformación de Morena sustancial? No se trata de denigrar las buenas intenciones que seguro tiene más de uno de nuestros gobernantes, simplemente de esclarecer que en el fondo, no son diferentes a los anteriores Gobiernos. Es un eterno patrón de discursos de cambio que se quedan en eso, discursos de cambio y optimismo destinados a ser sustituidos.

Es hora de abrir los ojos y darnos cuenta que ni el Gobierno más benévolo nos brindará los cambios que nosotros no exijamos. Vivimos atados a la esperanza de que tarde o temprano vendrá un gobierno a cambiar la realidad en la que estamos envueltos, sin darnos cuenta que el cambio sustancial no se encuentra en ningún partido político ni personaje, sino en el agregado de mexicanos.

Temas

Lee También

Comentarios