Martes, 02 de Junio 2020
Ideas |

Militarización policial y deuda o la demagogia hoy

Por: Jaime Barrera

Militarización policial y deuda o la demagogia hoy

Militarización policial y deuda o la demagogia hoy

El gobierno federal de la autollamada cuarta transformación y el gobierno estatal de la autollamada refundación se abrazan hoy de lo que antes repudiaban.

En ese sentido faltan, con esas incongruencias, a sus discursos de opositores y promesas de campaña de ser distintos a sus antecesores, de cambiar la historia, y se instalan en la inercia de la demagogia que ha caracterizado siempre a nuestra clase política y gubernamental.

Dice el refrán que el pez por su boca muere, y ahora basta echar un ojo a las redes sociales para escuchar y ver las anteriores posiciones de rechazo y reclamos de las y los políticos en los distintos temas de la vida pública que se ponen a debate, para documentar las enormes contradicciones en las que incurren sin rubor alguno.

Tanto el Presidente Andrés Manuel López Obrador como el gobernador Enrique Alfaro se han colocado en esa negativa circunstancia con el tema de la militarización policial que se concretó el lunes con el Acuerdo que dispone  de la Fuerza Armada permanente (soldados y marinos) “para llevar a cabo tareas de seguridad pública”, el primero; y con la contratación de más deuda para Jalisco, el segundo.

En cuanto se publicó este decreto presidencial, empezaron a circular las críticas que antes y después de diciembre del 2017 hicieron López Obrador y legisladores y dirigentes de Morena por la aprobación de la Ley Seguridad Interior impulsada por el priista Enrique Peña Nieto, con el mismo fin de regularizar la participación militar en patrullajes policiales.

Decía en aquel entonces el hoy Presidente que había que atender “la enseñanza mayor” de Benito Juárez, de que no era con el Ejército con el que se debía resolver la inseguridad pública, ni suplir las incapacidades de los gobiernos civiles, por lo que había que regresar cuanto antes a los elementos castrenses a sus cuarteles, tras doce años que fueron empleados en cuestiones policiales, ciertamente, sin resultados positivos.

Esta Ley fue declarada anticonstitucional el 15 de noviembre de 2018 por la Suprema Corte, ya con AMLO como presidente electo, por lo que habrá que ver qué dicen las y los ministros de este decreto ante una eventual impugnación. 

Algo similar pasó con Alfaro en el tema de la deuda. Mientras condenó en una rueda de prensa en plena Plaza de la Liberación la contratación de un crédito de dos mil 500 millones de pesos en 2013, en los inicios del gobierno priista de Aristóteles Sandoval, porque se estaba “hipotecando el futuro de Jalisco”, su gobierno arrancó el año pasado con la contratación de un crédito de 5 mil 250 millones de pesos, a los que sumó un crédito quirografario a corto plazo por otros mil 600 millones de pesos para atender la pandemia del coronavirus, motivo por el cual ya se habla que Jalisco tiene margen todavía para endeudarse por otros ocho mil millones de pesos, ante el boquete presupuestal de 5 mil 600 millones de pesos, que según las cuentas del gobierno estatal, se ha tenido que gastar por la emergencia sanitaria.

Estos cambios de principios y de posturas podrán atenuar su costo político en la medida que la militarización policial contribuya a disminuir la crisis de violencia e inseguridad sin agravar la crisis de derechos humanos en el país. En Jalisco, en la medida que haya total transparencia y una clara rendición de cuentas de lo logrado con el endeudamiento fuera y dentro de la pandemia. Veremos. 

jbarrera4r@gmail.com
 

Temas

Lee También