Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 25 de Septiembre 2018

Ideas

Ideas |

Mi gober y la mota

Por: José M. Murià

Mi gober y la mota

Mi gober y la mota

Unas declaraciones poco afortunadas del C. Secretario de Turismo sobre la liberación del consumo de la mariguana solamente en algunos lugares “turísticos” han despertado otra vez el avispero sobre el tema de la mariguana. 

J. A. Meade, con sensatez, ha declarado que no se vale franquear su consumo en unos lugares sí y en otros no. Aparte de la inconsistencia legal, este planteamiento no deja de representar una abyecta actitud hacia los visitantes. 

Nuestro gobernador, a mucha honra, ha tomado otra vez el banderín de que se analice seriamente el asunto de la legalización tal como lo han manejado con bases asaz sólidas personajes como Juan Ramón de la Fuente, parlamentarios serios de varios partidos, académicos de gran nivel lo mismo de las ciencias “duras” que de las sociales y hasta uno que otro clérigo que se ha liberado de ataduras mentales inherentes a su condición. 

La prohibición tajante y la penalización del tráfago y consumo de mariguana, como se ha visto hasta la saciedad, no evita su consumo y sí, en cambio, sube el precio y constituye un pingüe beneficio para quienes están en el negocio. De ahí que algunos grandes opositores de la liberalización, aunque sea bien controlada, quizás algún beneficio obtengan de ello.

Se sabe que el daño a la salud no es mayor que el causado por el abuso del alcohol, además de los desfiguros, muy costosos en todos sentidos, que éste provoca. Dañino también es el tabaco y circula con toda libertad. ¿Por qué no pensar en el uso restringido y bien controlado de la mariguana cuya prohibición rajatabla genera delincuencia, violencia e inseguridad? 

Recuérdese el fracaso de la “Ley Seca” en Estados Unidos. Recuérdense las diversas prohibiciones de que fue víctima el tequila durante la época colonial, que tampoco sirvieron a que menguara su consumo. Peor resulta la comida chatarra y el abuso de refrescos embotellados… 

Curioso es que en esta época salgan con pruritos como la preocupación por la salud del pueblo quienes tanto medran a sus costillas y la dañan con muchos otros negocios. 

Permítaseme terminar con una declaración que evite malos pensamientos: mi insistencia en favor de la mariguana no se debe a ninguna necesidad personal. ¡Nunca la he fumado! 

No quiero pasar por puritano: simplemente cuando era joven más bien se solía despreciar a sus consumidores. Sí, en cambio, me aplicaron muchas veces fomentos de ella en mis piernas de futbolista mediocre y llanero que se hartaron de recibir puntapiés. 

Cuando se empezó a estilar fumarla entre los jóvenes, este servidor ya no lo era tanto y tenía otras preocupaciones, de manera que no sé qué efectos produce, aunque sí me ha tocado olerla en repetidas ocasiones: una fue cuando asistí a una quema en la base aérea de Zapopan y, en pleno proceso, el aire cambió su curso… Unos corrimos despavoridos pero otros se quedaron impávidos dando fuertes bocanadas… 
 

Temas

Lee También

Comentarios