Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 09 de Diciembre 2019
Ideas |

México, ¿país de flojos?

Por: Rubén Martín

México, ¿país de flojos?

México, ¿país de flojos?

Es habitual que el reparto anual del gasto federal provoque debates de los actores políticos y públicos. Este año el debate sobre el reparto presupuestal tiene el añadido de que ocurre con el Gobierno que discursivamente propone la Cuarta Transformación de la vida pública nacional. Como parte de esa transformación, el equipo de Andrés Manuel López Obrador preparó un presupuesto de gasto para 2019 donde privilegió recursos para programas sociales que fueron promesa de campaña, entre ellos duplicar la pensión para adultos mayores con una bolsa de 100 mil millones de pesos (mdp) y el programa Jóvenes Construyendo el Futuro con un monto de 44,300 mdp.

En Jalisco, los gobernantes de Movimiento Ciudadano tronaron contra este presupuesto porque no se apoyó los cuatro proyectos que el gobernador Enrique Alfaro definió como estratégicos. En el debate intervino el presidente municipal de Zapopan, Pablo Lemus, con una declaración polémica. Dijo que el presupuesto federal apunta a crear “un país de flojos”.

Así lo dijo: “La tragedia descrita en este presupuesto es que dejamos de apostarle en infraestructura para regalarle dinero a la gente, es decir, en este país vamos en contrasentido, a la gente que no trabaja se le regala el dinero, y a la gente que trabaja, pues cada vez la carga impositiva es más alta. Lo que vamos a hacer es, si seguimos privilegiando estas políticas electoreras es crear un país de flojos. Esa es la realidad de las cosas”.

Lo dicho por Pablo Lemus se puede contrastar de dos modos: revisando si lo que se afirma es cierto, y revisando sus connotaciones ideológicas.

Su declaración está plagada de falsedades. En primer lugar, no se quitó inversión en infraestructura para regalarle ese dinero a los que Lemus dice que no trabajan. En 2018 el gasto en inversión fue de 594,656 millones de pesos y para el siguiente año se presupuestaron 711,434 millones de pesos. En segundo lugar, México no es un país de flojos, al contrario. Dentro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) los mexicanos encabezan la lista de los trabajadores que más horas laboran al año con 2,255 horas al año, 450 horas más que en promedio de esos países y casi el doble que los trabajadores alemanes con 1,371 horas al año. En contraste, México está a la cola en remuneraciones al trabajo, con el peor salario de los 34 países de la OCDE y el segundo peor salario de América Latina.

Además de falsedades, la declaración de Lemus denota un contenido ideológico clasista, pues por un lado crítica programas de Gobierno que privilegien subsidios para los más pobres, pero no parece incomodarse cuando estos subsidios se entregan al sector privado, como en los rescates bancario, carretero o azucarero.

Denota clasismo porque da por supuesto que quienes reciben subsidios son flojos, que se parece mucho a una concepción clasista que sostiene que las personas son pobres porque quieren. Y no, los pobres no son pobres porque quieren, sino porque la pobreza es el resultado de un sistema de dominación que impone privilegios y riquezas de pocos por sobre la mayoría. Algo que ni Movimiento Ciudadano ni el Gobierno de la Cuarta Transformación cambiarán, porque implica un cambio social radical que todavía está por hacerse.
 

Temas

Lee También