Viernes, 01 de Julio 2022

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Las inundaciones que vienen

Por: Rubén Martín

Las inundaciones que vienen

Las inundaciones que vienen

La pregunta no es si habrá, incluso ni cuántas serán, sino qué tan catastróficas y qué tantos daños dejarán las inundaciones que acecharán a los habitantes de la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG) en las siguientes semanas debido al periodo de lluvias y tormentas que se avecina.

La crisis climática que vivimos en la actualidad ha ido modificando los hábitos y relación con épocas del año de los tapatíos para saber que va a ocurrir un drástico cambio de las semanas de intenso calor de mayo, a las tormentas y lluvias vespertinas de junio que trastornan la movilidad de la urbe, con las consecuentes inundaciones. 

Según el geógrafo de la Universidad de Guadalajara (UdeG), Luis Valdivia Ornelas, en el siguiente temporal habrá aproximadamente unas 70 inundaciones. La predicción es a partir del “Atlas de riesgo por inundaciones” que el investigador ha creado y a partir de las proyecciones de lluvias y tormentas previstas por los meteorólogos. 

“Será un temporal relativamente normal, donde en el Área Metropolitana de Guadalajara se precipitan alrededor de 930 milímetros, y esto hace que por lo menos consideremos un escenario de 70 inundaciones importantes en el temporal; esto depende mucho de las tormentas”, dijo en rueda de prensa donde presentó las estimaciones para este año el pasado jueves 19 de mayo. 

El dato central del informe del maestro Luis Valdivia es que los puntos de inundación en la Zona Metropolitana de Guadalajara se han incrementado hasta llegar a 500. Lo escandaloso es que en apenas cuatro años aumentaron 66 por ciento las zonas de inundación. “En tan solo cuatro años creció en 200 las zonas susceptibles en dicho Atlas, mismo que permite la identificación de incidencias, para conocer su origen y establecer políticas de atención por parte de la autoridad”, dijo el autor del “Atlas de riesgo por inundaciones”. 

A partir de los registros de lo que ha ocurrido en estos 500 puntos de inundación, Luis Valdivia aconseja a la autoridad la atención en “54 áreas prioritarias donde la incidencia de las inundaciones es alta, donde se presenta al menos una vez al año y donde se alcanza entre 1.5 y 1 metros” de aumento del agua. 

Las inundaciones no ocurren sólo por lluvias o tormentas atípicas, como frecuentemente la autoridad explica las inundaciones, sino debido a que se han disminuido las zonas de infiltración y escurrimientos en la ciudad, debido al caótico crecimiento urbano. “El crecimiento urbano transforma los cauces, pueden desaparecer, se ven segmentados o pierden su capacidad de conducción debido a invasiones o cambios en la geometría”, señaló el especialista. 

Ha sido la fracasada política de desarrollo urbano de los gobiernos de todos los colores la que ha traído hasta esta crisis del sistema urbano tapatío. La renuncia del Estado a ejercer la potestad de ordenar el desarrollo urbano al dejarlo en las manos de las empresas inmobiliarias ha hecho que la ciudad crezca desordenadamente, lo que incluye la invasión de zonas de descarga y cursos de agua que en tiempos de lluvia se convierten en poderosos arroyos o francos ríos. 

Siempre ha habido inundaciones en Guadalajara, pero no con la intensidad de los años recientes. El investigador de la UdeG explicó que el Atlas de riesgos tiene una base de datos que registra alrededor de 5 mil registros de inundación desde hace 100 años. Dicho proyecto fue actualizado hasta 2021. “De la totalidad de registros, 80 por ciento se concentra entre los años 2001 y 2021, eso significa que el crecimiento urbano sigue provocando las inundaciones. Es decir, que todas las políticas que ha hecho la autoridad no han servido de mucho, pues no han entendido que el problema es más que hacer un canal o conectar colectores”, explicó.

En otras palabras, de 1921 a 2021 han ocurrido 5 mil inundaciones, pero 4 mil de ellas han ocurrido en los últimos 20 años. 

Esta crisis por inundaciones, que forma parte de la crisis más amplia del sistema urbano tapatío, no es producto del cambio climático ni un fenómeno de la naturaleza. Es el resultado de acciones u omisiones de actores centrales de la sociedad tapatía, los responsables centrales son las empresas inmobiliarias y comerciales que han construido esta ciudad caótica y con deficientes servicios públicos y los gobiernos que, a cambio de recibir dinero en sus campañas o en sus cuentas bancarias, han permitido a las inmobiliarias hacer sus grandes negocios, a costa de la vida digna de los tapatíos. 
 

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones