Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 14 de Octubre 2019
Ideas |

La vida en las bolsas

Por: Rubén Martín

La vida en las bolsas

La vida en las bolsas

El hallazgo de 155 bolsas con restos humanos en menos de dos semanas en la Zona Metropolitana de Guadalajara, nos confirma, por si había duda, que estamos en una guerra y que está en su punto más alto. Es una guerra que deja a su paso masacres, desapariciones masivas, fosas clandestinas y ahora proliferación de bolsas con cientos de restos humanos.

El martes 3 de septiembre fue encontrado un pozo con bolsas de restos humanos en el poblado de La Primavera, luego de que los vecinos reportaron un sitio que despedía olores fétidos. En total se extrajeron 119 bolsas donde encontraron 13 cadáveres completos y 16 incompletos, además de varias extremidades, torsos  y cabezas que no corresponden a los otros restos.

Luego de considerar terminada la excavación en ese pozo, personal de la Fiscalía General del Estado y del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses regresó al lugar y amplió la búsqueda, dando con una pileta de agua en donde encontraron otras 19 bolsas con restos humanos. Esta fosa estaba a unos 300 metros del pozo que sirvió como fosa clandestina.  Y apenas ayer por la mañana se reportó el hallazgo de otras 17 bolsas negras con restos humanos en la brecha que conduce al balneario Los Chorros, cerca de Tala. 155 bolsas con restos humanos en apenas dos semanas.

Como siempre debe tenerse en cuenta, no sólo son números. En cada cuerpo o resto encontrado hay una familia buscando, una historia de vida. Y todas son de dolor, un dolor que no debería repetirse por la indebida actuación de las autoridades.  En primer lugar no debería criminalizarse a las víctimas cuyas vidas se intentó desaparecer en esas fosas clandestinas.

Es indebido el trato que se ha dado a algunos familiares de las víctimas. Uno de los cuerpos ya identificados del pozo en La Primavera corresponde Juan Manuel, un hombre de 38 años desaparecido el 18 de agosto, pero la madre se negó a recibirlo porque querían entregarle el cuerpo incompleto, según dijo a Milenio Jalisco.

El hallazgo de estas 155 bolsas tiene ciertas peculiaridades: Se trata de cuerpos cuya muerte ocurrió en días o semanas pasadas, lo que a su vez indica que en semanas previas ocurrieron secuestros y desapariciones masivas en distintos puntos de la ciudad; que esos cuerpos fueron llevados a centros de exterminio, donde a la mayoría se les descuartizó. Y posteriormente hubo personal encargado de desaparecer las bolsas con los restos humanos.  Hablamos de una logística coordinada para secuestrar, asesinar y desaparecer que tal vez se habría evitado si la autoridad hubiera desmantelado los grupos y redes encargados de esa tarea que están masificando la muerte en Jalisco.

Las actuales autoridades estatales dicen tener la firme intención de enfrentar esta violencia organizada, pero además de negar la crisis, la violencia sigue en aumento, ya sea por negligencia o por complicidad que existe de parte del aparato estatal con los grupos que secuestran, asesinan y desaparecen. Si esto es así, no es que el Estado esté rebasado sino que el Estado protege a quienes cometen estos horrores.

Tendrá que ser la sociedad organizada la que sea capaz de crear sus mecanismos de autodefensa necesarios para proteger la vida de todos, pues el Estado claramente ha demostrado su incapacidad o su complicidad con esta guerra y esta barbarie que sangra a la sociedad. Estamos en una situación límite. Debemos impedir que la vida se vaya en bolsas para la basura. 
 

Temas

Lee También

Comentarios