Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 19 de Noviembre 2018

Ideas

Ideas |

La última burla

Por: Laura Castro Golarte

La última burla

La última burla

No sé si será la última burla de Peña Nieto y me asusta. Seis años de simulación y corrupción, de violencia, de impunidad, de profundización de la pobreza, de reformas cosméticas y alteración de mediciones; seis años de un desprecio total por los mexicanos (o, como dijera uno de sus brazos derechos, Aurelio Nuño: “la gradería”), parece que no han sido suficientes para el hombre que está por dejar el cargo como Presidente de una de las naciones más ricas, bellas y con la gente más noble, ingeniosa, trabajadora y maravillosa del planeta. Para él, que se caracterizó por mantener una distancia abismal con la sociedad y ahora dice que es su vitamina.

Me cuestan trabajo los spots que nos ha impuesto. Trato de ignorarlos, de no darles importancia o tomarlos a la ligera como ha sido su actuación al frente de tan alta responsabilidad… No puedo.

Al cúmulo de indignaciones que sin duda el lector encontrará en este mismo espacio, hay que sumar ahora las últimas cuando se supone que ya no tiene a nadie a quién convencer, a nadie a quién engañar, a nadie ante quien parecer de verdad.

¿Qué dijo? ¿De verdad dijo que somos su vitamina? ¿Que el contacto con la gente lo revitaliza y lo alimenta? Claro que cuando lo dijo y luego explicó, cerró los ojos, un signo inequívoco de falta de sinceridad.

El dato más reciente de la organización Artículo 19, correspondiente a su informe 2017 (habrá que sumar este año, el último), es que de 2012 a 2017 la administración de Peña Nieto había gastado en publicidad oficial 40 mil millones de pesos, cantidad suficiente (el parangón lo aporta la misma asociación), por ejemplo, para pagar la reconstrucción de la Ciudad de México después de los sismos del 19 de septiembre del año pasado (por cierto ¿en dónde está todo el dinero que se recibió vía donaciones, en qué y cómo se gastó, quién lo administró?).

Si es que alguien le cree, para Peña Nieto México es hoy un país mejor que cuando él lo recibió, a pesar de que se incrementó el número de muertos y desaparecidos asociados con el crimen organizado; a pesar también de que con todo y el cambio de parámetros para la medición de la pobreza, se incrementó; el poder adquisitivo cayó; la Reforma Educativa no era lo que se esperaba y generó serios desgarres en el tejido social y de la Reforma Energética lo que se recuerda cada vez que hay que cargar el tanque, es el gasolinazo o lo caro que está el gas.

No obstante, él dice que México está mejor, que está creciendo y generando empleo. También afirma en uno de sus spots que un país no se construye en seis años, que es resultado del esfuerzo de varias generaciones y gobiernos; y bueno, podría pensar que tiene razón, pero además de que no aportó nada para cumplir con esa tarea, pese a que él cree, al menos eso dice, que sí. De verdad ¿cómo puede decir y pensar que cumplió con la tarea, con los compromisos firmados ante notario, que está modestamente satisfecho cuando el clamor ciudadano expresado en las urnas fue por un cambio radical en gran medida por su mala actuación? ¿Por la corrupción en su administración? ¿Por el cinismo y el desdén?

Y a propósito de esto último, es demasiado tarde el reconocimiento que hizo del mal manejo del asunto de la Casa Blanca ¿no? ¿Cómo para qué? Como aceptar que la desigualdad, la profunda desigualdad en México es un gran pendiente, ahora para el próximo Gobierno, pero que dejaron sentadas las bases o los cimientos para atajarla. Ajá.

Sobre la criminalidad dijo que se había “venido” reduciendo pero que últimamente había registrado un repunte y “no hemos logrado dar paz y tranquilidad” a los mexicanos de ningún punto de la geografía nacional. Por lo menos, aun cuando eso de que se venía reduciendo… ¿cómo? ¿cuándo? ¿dónde? Es fácil decirlo.

Se muestra ante el público (no ante los mexicanos porque habla de “ellos” así, en tercera persona) con una expresión pacífica, tranquila, como si no fuera a pasar a la historia como uno de los peores presidentes que hemos tenido.

De verdad que no sé si sea la última burla porque sí me preocupa y mucho, que cuando ya termine de irse, se destape alguna cloaca, alguna ficción, algún manejo escondido, algo. Espero que no.

(lauracastro05@gmail.com)

Temas

Lee También

Comentarios