Lunes, 19 de Abril 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

La inseguridad nuestra de cada día

Por: Gabriela Aguilar

La inseguridad nuestra de cada día

La inseguridad nuestra de cada día

En el video del robo a la cafetería ubicada en la colonia Vallarta San Jorge, de Guadalajara, ocurrido el pasado jueves, en el que se observa a dos sujetos despojar a comensales de sus pertenencias, uno de los momentos que quizá representa el sentir de muchos ciudadanos es el de la pareja sentada cerca de la barra. Ella queda inmóvil ante el sometimiento, trata de pasar desapercibida en un intento desesperado de no llamar la atención por su bolsa que está cerca de la pared. Es inútil. Agacha la cabeza, pone las manos debajo de la mesa y trata que el terror de esos dos minutos que duró el robo se mitigue un poco tomando con fuerza el antebrazo de su compañero de mesa.

Dominados, vulnerados y rebasados y ante esas circunstancias, “agarrémonos” de algo o alguien para sobrevivir. No hay más, estamos aquí, esa es la realidad y hay que presionar para que las autoridades den resultados invitándolas a sacudir resistencias y pensar en que las estrategias que las llevaron a los cargos públicos que ostentan -como mostrarse con un rumbo definido para no generar desconfianza en la gente- las dejen a un lado, porque ahora en esta “nueva realidad”, la gente quiere resultados y eso significa que a punto de terminar otro año, se busquen y emprendan las acciones que sean necesarias para revertir las consecuencias negativas que enfrentamos.

El argumento de que los recursos destinados en el presupuesto federal a los estados y municipios no son suficientes para alcanzar metas prioritarias como la seguridad está a un paso de convertirse en un pretexto oportuno para justificar los magros resultados que no convencen a los ciudadanos. Y no lo harán mientras exista el choque de fuerzas: por un lado el Gobierno del Estado tratando de colocar los alcances que dice tener y, por otro, más y más grabaciones de videos de circuito cerrado difundidas rápidamente con las muestras claras de la inseguridad que padecemos.

En julio de 2018, después de conocer los resultados de las elecciones en México, varios empresarios convencidos de que la llegada de Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia de la República generaría incertidumbre en sus negocios, iniciaron una estrategia para “eliminar gastos”, que incluía uno o varios recortes de personal. En algunos casos, a quienes conservaron sus empleos se les advirtió que ahora su trabajo se tendría que duplicar o triplicar, de ser necesario en turnos extraordinarios y todo, por supuesto, con el mismo salario. Estas medidas se realizaron principalmente en empresas que dependen casi en su mayoría del dinero público, de contratos con los gobiernos.

Jalisco tiene que marcar un precedente y hacer los ajustes para avanzar. Si algo o alguien no funciona, debe aplicarse un cambio, porque los valores de medición de resultados van más allá de las cifras, están en las expresiones de violencia que no han faltado un solo día de este violento año, que al parecer antecede a otro igual.

(puntociego@mail.com)

Temas

Lee También