Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 18 de Diciembre 2018

Ideas

Ideas |

Juicio al “Chapo”; la hora de las traiciones

Por: Diego Petersen

Juicio al “Chapo”; la hora de las traiciones

Juicio al “Chapo”; la hora de las traiciones

La primera mojada le tocó al Presidente Peña y al ex presidente Calderón a quienes, según el abogado de “El Chapo”, el narcotraficante habría entregado millones de dólares. No dijo cuánto, ni cuándo, ni dónde, solo lo soltó como una bomba mediática que atrajo los reflectores al juicio y obligó a los presidentes a desmentir tal afirmación.

La estrategia de los abogados será tratar de demostrar que Guzmán Loera no es como lo pintan, que él no era la cabeza de la organización criminal sino solo un operador más, que quienes tomaban las decisiones y hacían el negocio eran otros. Incluso uno de los temas que se espera con más morbo es la ruptura con su compadre, “El Mayo” Zambada, pues “El Mayito”, preso en Estados Unidos, será testigo protegido contra “El Chapo”. Previéndolo, los abogados de éste comenzaron ya a acusar a “El Mayo” de ser el hombre protegido del sistema político.

Una de las virtudes de un juicio público fuera del país es que muy probablemente nos vamos a enterar de muchas cosas a las que no hubiésemos tenido acceso si el juicio fuera en México, pero hay que tener claro que muchas de las cosas que se van a ventilar no son ciertas, que el hecho de que aparezcan en el juicio no las hace en automático verdaderas.

Vamos a asistir a la gran puesta en escena de las traiciones. Cuando el barco se hunde y lo que está de por medio es el futuro de cada uno de ellos o de sus hijos en cárceles estadounidenses, el incentivo a la traición es enorme. Soltar que le entregó millones de dólares a los presidentes suena muy espectacular, pero así planteado es incluso poco creíble. Pero a lo largo del juicio es probable que nos vayamos enterando con más detalles y con pruebas de los vínculos del crimen organizado con la clase política que es la pieza del rompecabezas que nunca vemos, que intuimos su tamaño, su forma y su color por el contexto, pero que en realidad no sabemos nada de ella.

Una de las virtudes de un juicio público fuera del país es que muy probablemente nos vamos a enterar de muchas cosas a las que no hubiésemos tenido acceso si el juicio fuera en México

Si algo hemos aprendido en estos años en que el narco acaparó la conversación nacional (a nada hemos dedicado tanta tinta y tanto esfuerzo periodístico como al crimen organizado) es que las estructuras son inestables, los liderazgos fugaces y la traición la moneda de cambio, pero sobre todo que detrás de todo gran narco hay un gran político y que esa es hasta ahora la estructura intocada. Si el juicio sirve para hacer visible y entender esa otra parte, siempre oculta, del crimen organizado, habrá valido la pena la extradición.

(diego.petersen@informador.com.mx)

Temas

Lee También

Comentarios