Martes, 24 de Mayo 2022

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Jalisco, extrema crisis por desapariciones

Por: Rubén Martín

Jalisco, extrema crisis por desapariciones

Jalisco, extrema crisis por desapariciones

El viernes, Jalisco rebasó la ominosa cifra de 16 mil personas desaparecidas y a escala nacional en pocos días se estará rebasando la cifra de 100 mil personas sin encontrar. Es una tragedia humanitaria de enormes proporciones que no es reconocida como tal por los gobiernos correspondientes. El tamaño de esta epidemia de desapariciones en México no tiene comparación con ningún país del mundo, excepto en los grandes conflictos bélicos de siglos pasados. 

Solo como recordatorio, la guerra civil en Colombia que duró cinco décadas produjo cerca de 80 mil desaparecidos, la dictadura militar en Argentina produjo cerca de 30 mil desaparecidos y tres mil desaparecidos la dictadura de Augusto Pinochet en Chile en 1973. Jalisco tiene más de la mitad de los desaparecidos que dejó la dictadura argentina y cinco veces más que los que dejó el golpe militar en Chile. 

Si bien esta epidemia de las desapariciones golpea en todo el país, no lo hace con la misma intensidad. En este sentido, Jalisco registra un patrón de crecimiento de las desapariciones único a escala nacional.

En junio del año pasado Jalisco tenía 13,124 personas desaparecidas según el Registro Nacional de Personas Desaparecidas y no Localizadas de la Secretaría de Gobernación. El jueves 10 de marzo, había 16,001 desaparecidos, lo que significa un aumento de 2,817 personas no localizadas más en este lapso. El aumento es de 21.4 por ciento. 

En el mismo lapso, en el país pasamos de 88,414 desaparecidos a 97,919 casos de no localizados, un aumento de 9,805 casos más que representa un incremento de 11.1 por ciento. Las cifras indican que en el mismo lapso, el ritmo de crecimiento de desapariciones en Jalisco duplicó a la tasa nacional, pero es aún más alto comparada con otros estados. 

En Tamaulipas había en junio del año pasado 11,473 desaparecidos y hasta el 10 de marzo aumentó a 11,900, que son 427 casos más que representan un crecimiento de 3.7 por ciento. Comparado con Tamaulipas, que es la segunda entidad con más casos en el país, en Jalisco la tasa de crecimiento de casos es cinco veces más alta que en el estado del norte del país. 

Estos datos confirman que Jalisco, y otros estados del Occidente como Colima y Nayarit hay un fenómeno particular que no ocurre en el resto del país, al menos con la misma intensidad. Con casi el mismo número de población, Jalisco tiene cuatro veces más desaparecidos que la Ciudad de México: 16,001 en esta entidad y 3,802 en la capital del país. De hecho, solamente el municipio de Guadalajara tiene más desaparecidos que los registrados en la Ciudad de México, con 3,854 casos.

Mientras este fenómeno particular de crecimiento de casos de desaparecidos ocurre en Jalisco, el gobierno estatal sigue dando las mismas explicaciones insuficientes: que se trata de disputa del territorio por organizaciones del crimen organizado. Esta explicación se cae por su peso cuando se compara que en Michoacán disminuyó el número de desaparecidos entre junio de 2021 y marzo de este año. En junio del año anterior había 4,351 casos reportados en el estado vecino y para el 10 de marzo había 4,274 casos, una reducción de 77 casos, que si bien menor, no es el aumento exponencial que ocurre aquí. Hay otros estados como Puebla y Chihuahua que también han logrado contener el aumento de desapariciones en su territorio.

La gravedad de lo que ocurre en Jalisco adquiere mayor dimensión al develar que esta entidad tiene casi el mismo número de desaparecidos que 19 estados del país juntos: Guanajuato, Puebla, Colima, Baja California, Nayarit, Morelos, Hidalgo, Durango, Baja California Sur, Yucatán, San Luis Potosí, Chiapas, Quintana Roo, Querétaro, Oaxaca, Aguascalientes ,Tabasco, Tlaxcala y Campeche suman entre todos 16,704 casos por más de 16 mil en nuestra entidad.

Los datos confirman que en Jalisco existe una extrema crisis por desapariciones que la autoridad se niega a admitir y a hacer lo necesario para detenerla y revertirla. Deberían empezar por sanear las corporaciones policiales infiltradas por el crimen organizado y que pasan de ser fuerzas de orden público para ser brazos armados de los cárteles de los negocios del capitalismo ilegal que controlan Jalisco. 

Temas

Lee También