Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 19 de Septiembre 2018

Ideas

Ideas |

Infiltración delincuencial en la cuna del Mariachi

Por: Jaime Barrera

Infiltración delincuencial en la cuna del Mariachi

Infiltración delincuencial en la cuna del Mariachi

El caso de los tres italianos desaparecidos sumó a Tecalitlán a la larga lista de municipios que en Jalisco muestran claros síntomas de la infiltración del narco no sólo en los ayuntamientos y sus policías, sino en amplios sectores de esas comunidades que les arropan por temor o por las dádivas que de ellos reciben.

Enclavado en una zona dominada por el cártel Nueva Generación, en Tecalitlán hace años ya que los acordes de los originarios mariachis alternan con los narcocorridos, y en algunos momentos hasta con las ráfagas de los cuernos de chivo de los sicarios que ahí rondan. Balaceras y detenciones han provocado fuertes sobresaltos a los que viven en la cuna del mariachi. El mayor ocurrió en las festividades decembrinas de la virgen de Guadalupe en 2010, cuando en plena plaza principal se enfrentaron a tiros dos bandas rivales que provocaron 11 muertos y más de 30 heridos.

Hoy que Tecalitlán irrumpió en la escena mundial por la desaparición del sexagenario italiano con antecedentes penales, Raffaele Russo, su hijo Antonio y su sobrino Vincenzo Cimino, nos damos cuenta que pese a aquella tragedia de hace más de siete años ninguna autoridad, ni federal, estatal o municipal, hizo algo para quitarle el control del municipio a los mafiosos y detener el proceso de su arraigo en la comunidad.

A diferencia de las historias de Ocotlán, Pihuamo y Lagos de Moreno, por mencionar los municipios donde se han dado los episodios violentos más recientes producto también de la complicidad con el narco, la presión internacional podría ayudar a que esta vez se profundice en la investigación y se deslinden las responsabilidades de quienes dejaron a Tecalitlán en manos de la delincuencia durante tantos años.

Por la información que han dado las propias autoridades italianas tanto al Gobierno de México y Jalisco, como por las contradicciones en las que cayeron los familiares de los desaparecidos y el antecedente de que Raffaello estuvo detenido en Campeche por vender maquinaria apócrifa, una de las líneas de investigación es la posible venganza del narco por haberles vendido gato por liebre.

Lo que tendrá que determinar la Fiscalía local o la Procuraduría General de la República, si atrae el caso, es si efectivamente la Policía municipal o alguno de sus elementos detuvo a los italianos y los entrego al cártel, como suele suceder en corporaciones infiltradas.

Habrá que ver qué dice el alcalde priista Víctor Díaz, quien hasta hoy se ha mantenido al margen del caso, y qué declaran los 33 policías de Tecalitlán que fueron desarmados el martes. Ayer apenas llegaron 18 al Instituto de Formación y Capacitación de la Fiscalía en Guadalajara, y se detectaron los primeros uniformados que ya no se presentaron a trabajar. Seguro por la alta probabilidad de convertirse en las pruebas vivientes de la infiltración delincuencial en Tecalitlán.

jbarrera4r@gmail.com

Temas

Lee También

Comentarios