Domingo, 05 de Abril 2020
Ideas |

Historias de los Octavos de Final de la Champions League

Por: Andrés Gallegos

Historias de los Octavos de Final de la Champions League

Historias de los Octavos de Final de la Champions League

I - El fenómeno “Chicharito”

Los hoy detractores de Javier Hernández parecen olvidar que hace nueve años, el “Chicharito” causó una gran expectativa en los aficionados mexicanos con sus primeros goles en el Manchester United. Capaz de marcar con la cara o con la mollera de espaldas a la portería, el delantero tapatío tuvo un éxito inmediato en la temporada 2010-2011, la mejor de su carrera en Europa en la que anotó 20 tantos en todas las competiciones.  

Además de sorprendente, “Chicharito” era decisivo. Ya había anotado un golazo al Valencia en Mestalla en la Fase de Grupos de esa campaña, pero la Vuelta de Octavos de Final de la Champions League contra el Olympique de Marsella, en Old Trafford, significó su consolidación y entrada al equipo titular en detrimento de Dimitar Berbatov. A pases de Wayne Rooney y Ryan Giggs, Chicharito definió con un doblete la eliminatoria con sus mejores virtudes: presencia constante en el área, rapidez de movimientos sin balón y definiciones inmediatas y oportunas. 

“Pensamos que era un muchacho joven que iba a tener que progresar y acostumbrarse a nuestra formación y al futbol inglés, pero ha sido una estrella absoluta y eso es una verdadera ventaja para nosotros”, halagó Sir Alex Ferguson a su nueva joya mexicana de 22 años de edad. Como dato curioso, el actual delantero de los Tigres, André-Pierre Gignac, jugó 69 minutos con el Marsella, y salió de cambio por Mathieu Valbuena. 

II - Barcelona vs Chelsea: una nueva rivalidad

Los periodistas catalanes advirtieron que José Mourinho no era el mismo que conocieron en su estancia en Barcelona entre 1996 y 2000. El entonces entrenador del Chelsea inglés le advirtió a uno de los suyos: “nueve años después, yo he cambiado mucho, y usted, por ejemplo, no ha cambiado nada”. 

El sorteo enfrentó a Barcelona y Chelsea en los Octavos de Final de la campaña 2004-2005. La Ida terminó 2-1 a favor de los culés, pero eso pasó a segundo plano. Después del partido, Mourinho acusó a su colega Frank Rijkaard de visitar el vestidor del árbitro sueco Anders Frisk en el medio tiempo, lo que -según el portugués- condicionó la expulsión de Didier Drogba que dejó al Chelsea con 10 hombres por más de media hora. 

El ambiente para el juego de Vuelta se enrareció. Frisk decidió retirarse del arbitraje tras denunciar amenazas de aficionados del Chelsea en su contra, motivadas por las declaraciones de Mourinho, por lo que éste fue suspendido dos partidos. Stamford Bridge fue testigo de la clasificación de los suyos con tres goles tempraneros, de la magia de Ronaldinho al marcar un golazo luego de amagar a dos defensores y sacar un punterazo de la nada, y el tanto definitivo de John Terry a balón parado. 

La temporada siguiente (2005-2006), el sorteo volvió a juntar a Barcelona y Chelsea en la misma fase, pero ahora la Vuelta se jugaría en el Camp Nou. En la Ida en Londres, Mourinho y el Chelsea descuidaron deliberadamente el césped para que aquello fuera un potrero, pero Rijkaard sacó un as bajo la manga: la titularidad del novato argentino Lionel Messi. La “Pulga” enloqueció a su marcador, el lateral vasco Asier del Horno, hasta provocar su expulsión en el minuto 36, y el Barcelona ganó 2-1 gracias a un gol de Samuel Eto’o a centro de Rafa Márquez. 

Mourinho volvió a encender la previa del juego de Vuelta al acusar de “teatrero” a Messi, pero ahora la historia sería escrita por el bando blaugrana. Ronaldinho anotó tras dejar tirado por potencia en el césped a Terry, y el Camp Nou celebró el pase a Cuartos de Final. Así se consolidó la rivalidad entre Barcelona y Chelsea, y la animadversión que los aficionados culés le tienen a José Mourinho. 
 

Temas

Lee También