Viernes, 05 de Junio 2020
Ideas |

Ger-manotazo en la 4T

Por: Jaime Barrera

Ger-manotazo en la 4T

Ger-manotazo en la 4T

Esta semana que termina quedará como la de la primera gran sacudida registrada al interior del equipo político del Presidente Andrés Manuel López Obrador en su primer semestre de ejercicio con la estridente renuncia del ex panista Germán Martínez a la dirección general del Instituto Mexicano del Seguro Social.

Los desencuentros que narró el ex director del IMSS con el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, Carlos Urzúa, como su principal motivo para dejar su cargo y volver al Senado a la bancada de Morena, no sólo causaron nerviosismo al interior del Gobierno lópezobradorista, sino que tuvo claras repercusiones al exterior al generar la percepción de que las políticas de austeridad en la cuarta transformación agravaron la crisis del sistema de salud pública que ya se padecía en el país.

La durísima carta pública de renuncia del ex dirigente nacional del PAN en tiempos del presidente Felipe Calderón impactó en uno de las principales líneas discursivas que mañana tras mañana despliega López Obrador contra lo que llama la etapa neoliberal que descompuso al país.

El argumento de que las políticas presupuestales del secretario de Hacienda eran el más claro ejemplo del neoliberalismo que tanto condena el Gobierno morenista, no sólo golpeó a Urzúa sino al propio López Obrador quien dicta lo que se debe y no se debe hacer en la SHCP. Ni la respuesta gradual de desacuerdo del Presidente con la visión de Martínez de la que primero dijo no compartir para luego reprochar su falta de persistencia ante las adversidades y su rendición, hasta lo que filtraron los morenistas más duros en el sentido que desafió al tabasqueño por ambiciones personales, pudieron para los efectos de esta primera renuncia que llegó casi en el arranque antes del nuevo Gobierno, y que dejó entrever la descoordinación y los conflictos internos que empiezan a aflorar en el Gobierno de la 4T.

Fue una renuncia real, no la simulación para ocultar un despido como se acostumbra en la política mexicana, tal vez por eso el efecto fue progresivo al grado que al otro día fue urgente la foto del renunciante con la líder nacional de Morena, Yeidckol Polevnsky.

Sin embargo, el encuentro no paró las reacciones que remataron ayer con el hashtag #QueremosSaludNoBeisbol como expresión de la inconformidad de que el Presidente privilegie sus aficiones, y que sus programas sociales de entrega de dinero directo, de dinero a niños, jóvenes y adultos, vaya en detrimento de otros servicios que le Gobierno está obligado a brindar.

En ese sentido el “ger-manotazo” desembocó también en una cascada de reclamos por la baja presupuestal no sólo en el IMSS sino en todo el sistema de salud pública del país que puede empezar a cobrar altos costos a la popularidad y aceptación del Presidente por la percepción de que la austeridad republicana responde más a una estrategia político-electoral que a una verdadera jerarquización del gasto público.

jbarrera4r@gmail.com

Temas

Lee También