Domingo, 05 de Abril 2020
Ideas |

Festín de la impunidad en tiempos de coronavirus

Por: Jaime Barrera

Festín de la impunidad en tiempos de coronavirus

Festín de la impunidad en tiempos de coronavirus

En febrero pasado había apuntado aquí que las y los diputados locales de todos los partidos políticos (los de la mayoritaria fracción del partido Movimiento Ciudadano, de la debutante fracción de Morena, del PRI, PRD, PT y Partido Verde que participan en la actual Legislatura 62) habían reinaugurado el tobogán del desprestigio al incumplir sus promesas de austeridad y de bajar el gasto del Poder Legislativo, que está entre los más caros e ineficientes de los Congresos estatales en el país.

Pese a sus discursos y buenas intenciones de inicio, cayeron claramente en la voracidad y el abuso primero en octubre pasado al sumar a su dieta de más de 109 mil pesos mensuales “apoyos económicos” no contemplados en el presupuesto inicial del 2019, para supuestamente pagar los informes individuales de su primer año de ejercicio legislativo y revivir los bonos para las y los diputados cuyos distritos electorales estén fuera del área metropolitana. Probado el manejo patrimonialista y discrecional del erario legislativo, este año se volvieron a despachar con la cuchara grande y se autoaprobaron 180 mil pesos anuales por cabeza para la contratación de más personal.

Montados en este tobogán (en el que en una notable excepción la pasada Legislatura 61 no se deslizó), las y los actuales legisladores, iban como sus otros antecesores de los últimos 15 años, directos a la pudrición de su Legislatura. 

Lejos de corregir, la semana pasada imprimieron más velocidad en esa ruta al desprestigio, al repetir el festín de impunidad patentado en las peores épocas de corrupción e impunidad del Congreso local. 

Al igual que la Legislatura 60 que en octubre de 2013 inauguró estas jornadas de complicidad de nuestra clase política y gubernamental para intercambiarse favores y ocultar irregularidades, al más puro estilo de cuando en los tiempos de las mayorías priistas y panistas se lavaban las cuentas públicas, el jueves pasado, mientras todos estábamos enfocados en las acciones para mitigar la propagación del coronavirus, se registró en el Congreso local un desaseado proceso en el que en fast-track los diputados de MC, PAN y PRI rechazaron fincar cargos en diez cuentas públicas por más de 67 millones de pesos que ya había ordenado la Auditoría Superior del Estado de Jalisco (ASEJ). De este quemón se salvó, por fin, la bancada de Morena que no estuvo de acuerdo en que se borrarán de un plumazo los cargos.

Pese a que a la diputada de MC, Mirza Flores Gómez, presidenta de la Comisión de Vigilancia y Sistema Anticorrupción, negó que se tratara de un lavado de cuentas y que la quita fue por un “trabajo técnico”, el haber salvado de los cargos a los alcaldes y exalcaldes de Etzatlán, Ocotlán, La Barca, Jesús María, Tuxcueca,  Zapopan y Tlaquepque, así como del Fideicomiso Ciudad Creativa y el Instituto Tecnológico Superior de Tequila, que ya había impuesto la ASEJ, no sólo debilita más a esta institución, sino que deja una preocupante sensación de que lejos de avanzar estamos retrocediendo en materia de lucha contra la corrupción y la impunidad, y que seguimos en la simulación total. 

jbarrera4r@gmail.com

 

Temas

Lee También