Lunes, 25 de Enero 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Estás cambiando, López

Por: Pablo Latapí

Estás cambiando, López

Estás cambiando, López

Pareciera que el presidente López Obrador está cambiando. Después de que al general Salvador Cienfuegos se le liberó de los cargos de narcotráfico y lavado de dinero en Estados Unidos, el presidente ha tenido un par de gestos que parecieran inusuales en él, acostumbrado a manejarse solo y sin escuchar consejos.

Primeramente, el fin de semana, durante su participación en la cumbre virtual del G20, los países más industrializados, a diferencia de la ocasión anterior el presidente leyó un mensaje con forma y fondo, donde habló entre otras cosas de la deuda de los países pobres.

A diferencia de su participación anterior, en esta ocasión no se perdió ambiguamente en su “batalla” contra la corrupción, ni en la rifa del avión presidencial.

Escuchó a alguien.

Y el lunes de esta misma semana dio a entender que podría haber modificaciones a su iniciativa de desaparecer las subcontrataciones (el outsourcing) e incluso mantuvo una reunión al respecto con empresarios.

Ambos gestos dejan entrever que por fin López Obrador está escuchando a alguien, o “alguienes” a su alrededor; a consejeros.

Y es que debe haber sido durísimo para su personal estilo de gobernar el reclamo que seguramente hizo la cúpula militar de nuestro país por la reacción presidencial a la detención del general Cienfuegos en Estados Unidos; si para los altos mandos ya era agraviante que uno de los suyos fuese señalado de cargos como narcotráfico y lavado dinero, imagine lo que pensaron cuando el propio presidente señaló que no habría impunidad en el Ejército y se investigaría y castigaría a quien fuese necesario dentro de las Fuerzas Armadas.

Y a partir de ahí cambiaron las cosas.

El presidente se veía como distraído y alejado de su estilo “soberbio y petulante” de ningunear desde su tribuna de la mañanera donde había retado a opositores, intelectuales, periodistas y hasta las fuerzas naturales en Tabasco y a la pandemia por el COVID-19, con las ínfulas que le daba el sentirse el hombre más mediático del país.

Pero ya no.

En su corto sexenio es el segundo golpe que recibe públicamente, y en los dos ha estado involucrado el Ejército.

El primero fue cuando tuvo que dejar ir al hijo del Chapo en Sinaloa porque las fuerzas del narco, poderosamente armadas, amenazaban con atacar los lugares de residencia de las familias del Ejército.

El mensaje que ahora le hizo llegar el Ejército, y que obligó a utilizar los máximos recursos diplomáticos ante Estados Unidos para lograr la liberación del general Cienfuegos, sumado a las más de cien mil muertes de mexicanos por el manejo que se ha hecho de la pandemia, han suavizado su discurso.

Quizás estemos asistiendo a los mejores tiempos del gobierno de López Obrador; cuando entienda que todo ese poder que la ha dado la voluntad popular lo debe utilizar en beneficio de todo el país si aprende a escuchar, a buscar consensos y a entender que no le ayuda tener un país dividido.

platapi.en.i@hotmail.com

Temas

Lee También