Viernes, 03 de Julio 2020
Ideas |

Escala el desafío del narco a la 4T

Por: Jaime Barrera

Escala el desafío del narco a la 4T

Escala el desafío del narco a la 4T

Ocho días después de la ejecución del juez federal anticrimen en Colima, Uriel Villegas y de su esposa Verónica Barajas, a los que sicarios asesinaron delante de sus hijos de 3 y 7 años y de su trabajadora doméstica, vino el viernes pasado el atentado contra Omar García Harfuch, Secretario de Seguridad de la Ciudad de México, un hecho inédito en la historia del País y que significó una vuelta más en la espiral de los cada vez más frecuentes desafíos de la delincuencia organizada al Estado mexicano y al gobierno de la autollamada cuarta transformación que no atina a definir una estrategia clara contra las mafias.

Ambos casos las autoridades lo atribuyen al Cártel Nueva Generación, cuyo líder Nemesio Oseguera Cervantes “El Mencho”, es desde hace al menos una década considerado como objetivo prioritario de las corporaciones policiales en este sexenio y los dos anteriores.

Antes del estridente y aparatoso intento de asesinato del jefe policial de la CDMX (hijo del jalisciense Javier García Paniagua, quien fue dirigente nacional del PRI y titular de la Dirección Federal de Seguridad y nieto del General Marcelino García Barragán, ex gobernador de Jalisco y Secretario de la Defensa Nacional en el gobierno de Gustavo Díaz Ordaz, que quedó marcado por la matanza estudiantil del 2 de octubre de 1968; y quien estuvo a punto de tomar las riendas de la naciente Policía Metropolitana a invitación del gobernador Enrique Alfaro), el CNG empezó a cobrar notoriedad desde Jalisco por distintos episodios de violencia desde el 2012. 

El 25 y 26 de agosto de aquel año, el gobierno del panista Emilio González Márquez y su entonces Secretario de Seguridad, Luis Carlos Nájera culparon al CNG de las jornadas más violentas ocurridas en Jalisco cuando en ese fin de semana de terror y agresión directa a la ciudadanía se secuestraron e incendiaron más de 40 unidades del transporte público y autos particulares para hacer casi una treintena de narcobloqueos en la Zona Metropolitana de Guadalajara y 16 municipios de la Entidad, en respuesta a un operativo fallido en Tonaya para detener a “El Mencho”. Tres años después, el 1 de mayo de 2015, ya en el gobierno del priista Jorge Aristóteles Sandoval, y con Nájera convertido en Fiscal, se vivió una jornada violenta similar, en la que también hubo narcobloqueos y los sicarios del CNG derribaron un helicóptero de Ejército mexicano en el municipio de Villa Purificación, en otro intento fallido del gobierno federal por detener a su líder. Después de estos hechos, vino la renuncia de Nájera como Fiscal, y cuando regresó al gabinete estatal como Secretario del Trabajo poco más de un año después sufrió un atentado mientras comía en un restaurante de la avenida Chapultepec, que también se atribuyó al CNG. 

El hecho de que García Harfuch haya señalado también a esta organización criminal como la responsable de la agresión en su contra, habla del fracaso que han tenido al menos las dos administraciones federales y estatales anteriores para debilitar a este grupo mafioso que se atrevió ya a desafiar al gobierno de la 4T como no lo había hecho nadie, en la ciudad más vigilada y en el corazón político del País, como una muestra de que la política de los abrazos y no balazos de AMLO les viene como anillo al dedo.

jbarrera4r@gmail.com

Temas

Lee También