Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 14 de Octubre 2019
Ideas |

“En Nueva York 5 de 6”

Por: Carlos Enrigue

“En Nueva York 5 de 6”

“En Nueva York 5 de 6”

El hecho es que fuera por la razón que haya sido, la banca estaba desocupada y cada uno se sentó de un lado de la banca, porque si se hubieran sentado en el mismo lado uno hubiera quedado encima del otro y aunque esa posición puede resultar muy cómoda para ciertas actividades, no es una posición cómoda para comer baguettes y menos para recoger las morusas. Se sentaron cada uno sin dejar de mirarse, ella mordió su baguette, él mordió el suyo. Salivaciones sin perder la mirada, otras mordidas hasta casi terminarse el bocadillo, se profundizó la mirada, él dejo el resto de su baguette, ella hizo lo mismo. Se acercaron, desde luego ellos, no los baguettes, se besaron y de ahí se fueron para no volverse a separar. Sin que nadie lo notara, pero lo cierto es que dejaron su basurero de baguettes a medio comer en la banca.

La boda fue en Central Park, vestidos con los mejores atuendos que pudieron encontrar para celebrar una ceremonia turquestana, que era lo que en ese tiempo estaba de moda en la ciudad, y como no pudieron encontrar a un ministro de ninguna religión conocida, habilitaron a un sujeto al parecer yugoslavo que traía un letrero en el que se anunciaba el fin de los tiempos y a señas les dijo algo que no entendieron, pero con eso consideraron que quedaron casados y el improvisado ministro quedó tan complacido que puso una agencia matrimonial que ha tenido mucho éxito entre algunos grupos sociales, tales como los policías de barrio, las estrellas de Broadway y los habitantes de algunas tribus que viven en las partes más recónditas del Amazonas, ya que adicionalmente a la ceremonia el ministro aparecía disfrazado de gorila y permitía a los contrayentes que lo atacaran a golpes, lo que causaba gran algarabía entre los tórtolos y sus invitados.

Como en casi todas las bodas, los únicos que van con gusto son los novios y la madre de la novia, los invitados tan sólo van por la percha. Según estudios realizados por el conglomerado internacional de estudios exóticos sobre los seres terrestres (AYJALE por sus siglas en occitano), han practicado encuestas in situ, durante el estudio quedó demostrado que el 72.85% de los asistentes a bodas no tienen idea de si los invitó el novio o la novia y que los novios desconocen al 92.22% de los que llegan a felicitarlos. De la misma manera el 99.12% de los que agarraron la peor borrachera en cada una de las bodas estudiadas no conocía a los novios y repitió la melopea en el 89% de las bodas celebradas en las siguientes treinta semanas, por lo que así como se contrata un wedding planner y a alguien que asesore a los novios en la música y el banquete (y es que resulta evidente que los novios están tan atarantados que se van a casar), se sugiere contraten a un conocedor de parientes, con lo cual sabrán con quién palabran.

Continuará...
@enrigue_zuloaga
 

LEE MÁS CONTENIDOS DEL SUPLEMENTO TAPATÍO CULTURAL, CUADERNO DE LECTURA

Suplemento Tapatío

Temas

Lee También

Comentarios