Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 16 de Diciembre 2018

Ideas

Ideas |

Emociona a Tlaquepaque el valor de San Román

Por: Patricio Fernández Cortina

Emociona a Tlaquepaque el valor de San Román

Emociona a Tlaquepaque el valor de San Román

Domingo 8 de abril de 2018. Primera Novillada de la temporada en la Plaza de Toros El Centenario, en Tlaquepaque. Hoy escribo en este espacio breve, como breve fue el espacio en que se puso San Román. Calaba el calor en la tarde en la que vimos a unos jóvenes jugarse la vida para obtener un lugar en el mundo de los toreros.

Diego San Román bordó una faena que emocionó profundamente a los aficionados, por su valor y por los terrenos que pisó en la parte última del tercio de la muleta. Nacido en Querétaro, es hijo de Óscar San Román, por lo que lleva en sus venas la sangre torera. En el momento cumbre de la faena, cuando entendió que el novillo de la ganadería del 7 carecía de recorrido, decidió ponerse entre los pitones. Ahí, quieto, esperaba cada pase con paciencia, con arte y con mucho valor. Estuvo en ese espacio, sin tiempo, frente al novillo que lo tocaba con los pitones y él, impertérrito, esperaba y le pasaba la muleta arrancando los olés. El clamor del público era unánime. Mató bien, recibió las dos orejas y fue el triunfador de la tarde, que alternará en la siguiente novillada en esta plaza.

José María Hermosillo, de Aguascalientes, no tuvo suerte con el novillo de la ganadería de San Pablo, de nombre Alfarero, que recibió arrastre lento. Un novillo que se mostró con bravura, pero con genio, es decir, peligroso. Mató con estocada caída, pero tuvo salida al tercio.

Héctor Gutiérrez, también de Aguascalientes, no pudo con el novillo de la ganadería del 7, que al igual que los demás perdía las manos, lo que le impedía el recorrido. Pinchó y en un segundo intento mató, recibiendo tibios aplausos.

Alejandro Fernández, de Guadalajara, se mostró con hambre y voluntad con sus dos novillos del 7, el segundo de ellos de regalo. Con el primero, bien presentado pero que acusaba debilidad en las manos, no pudo lucir el novillero, mas una buena estocada le mereció una oreja que al ser protestada, la regresó; y con el segundo, no pudo cuajarle faena tampoco.

Es de agradecer que una temporada de festejos taurinos vuelva a Tlaquepaque, con novilladas, rejoneadores y una gran corrida charro-taurina con grandes figuras. Sugiero a todos que vean los carteles y asistan a la plaza de Tlaquepaque, donde ayer, todos nos emocionamos.

Temas

Lee También

Comentarios