Domingo, 25 de Octubre 2020

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Elecciones 2021... ¿qué necesita GDL?

Por: Jorge O. Navarro

Elecciones 2021... ¿qué necesita GDL?

Elecciones 2021... ¿qué necesita GDL?

En varias colonias de Guadalajara hay pintas de bardas que tienen un objetivo electoral evidente: aparece en color tinto un bigote y en torno de éste, la leyenda “GDL necesita un doctor”. No se requiere mucho conocimiento para dilucidar que es la última estrategia del doctor Carlos Lomelí Bolaños, ex candidato a la gubernatura, para posicionarse y trabajar, sin ser sancionado, para competir por la presidencia municipal tapatía en la elección del 6 de junio del año entrante.

El Dr. Lomelí, sin embargo, encara una complicada ruta electoral.

Dejemos de lado, primero, la competencia con otros aspirantes e incluso con el mismo presidente municipal Ismael del Toro Castro, quien lleva mano para optar a la reelección propuesto por el partido Movimiento Ciudadano (MC) y especialmente, su aliado y amigo, el gobernador Enrique Alfaro.

Lo que el Dr. Lomelí debe superar primero es la oposición interna en su partido.

Naturalmente, aspira a ser abanderado del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), que pasa por el difícil trance de organizarse y elegir a sus dirigentes nacionales, para después poner orden en los comités estatales.

Morena está en caos. El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación sentenció que el Instituto Nacional Electoral (INE) debe organizar la elección de presidente y secretario general (o sus versiones femeninas) del partido Morena, por la vía de una encuesta abierta a la población. ¿Por qué? Porque la dirigencia que actualmente ostenta Alfonso Ramírez Cuéllar desacató una sentencia previa y solicitó que el Tribunal le permitiera mantenerse en el cargo hasta pasadas las elecciones de 2021.

Muy conveniente para él y su grupo. Pero le rechazaron la petición. 

Morena vive una situación singular en el escenario político mexicano: por una parte, es el partido dominante en el país y tiene aspiraciones reales no sólo a mantener esta condición, sino incluso a incrementar su mayoría en la Cámara de Diputados, los congresos locales, alcaldías y hasta gubernaturas que estarán en juego el año entrante.

Pero al mismo tiempo, es un partido político roto, desdibujado y con liderazgos irreconciliables. El coordinador de los diputados federales, Mario Delgado, intenta ganar la presidencia nacional del partido, apoyado por el senador Ricardo Monreal.

Bertha Luján, en una lucha encarnizada con Yeidckol Polevnsky, mantiene también sus aspiraciones y manipula piezas entre quienes son calificados como los más extremos morenistas.

El canciller Marcelo Ebrard y la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, están en la jugada, y con muchas ventajas.

Y en las entidades federativas, sea que gobierne Morena o no, las facciones ahondan a diario sus diferencias y el rechazo mutuo.

El discurso de Morena es un galimatías. No se entienden entre ellos y sus ideales de democracia y representatividad, igual que sus concepciones sobre honorabilidad y representación popular, son obtusas y convenencieras.

Es en este escenario que Lomelí Bolaños pretende ser candidato. Y además, ¿tendrá el permiso del Presidente López Obrador? La secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, ya castigó a sus empresas e indirectamente, intenta bloquear sus aspiraciones.

La extensión de esta Palestra 20 ya no alcanza sino para mencionar el sorpresivo crecimiento de Pedro Kumamoto  Aguilar y la competencia entre Ismael del Toro y el alcalde de Zapopan, Pablo Lemus.

El próximo 7 de septiembre arranca el proceso electoral. Habrá tiempo para revisar. La pregunta está en el título: ¿Qué necesita Guadalajara?
 

Temas

Lee También