Domingo, 05 de Abril 2020
Ideas |

El otro virus de la politiquería

Por: Allá en la Fuente .

El otro virus de la politiquería

El otro virus de la politiquería

Las medidas del gobernador de Jalisco para adelantar la suspensión de eventos masivos y clases en todos los niveles a partir de este martes 17 de marzo han sido con mensajes en dos planos.

El primero es de responsabilidad y precaución ante la pandemia -básicamente adelantó medidas de la fase dos cuando aún estamos en la fase uno-. El otro mensaje, más preocupante, es con evidente intención política.

En todo momento ha enfatizado la “mala actuación”, la “ausencia” o la “irresponsabilidad” del Gobierno federal para contrastar que aquí-en-Jalisco-sí-nos-tomamos-en-serio-el-virus.

Mientras el Gobierno federal fijó el 20 de marzo como el inicio de la suspensión de clases en educación básica, en Jalisco lo adelantamos cuatro días. Mientras el Gobierno federal habla de cancelaciones de eventos masivos a partir del 23 de marzo, aquí empezamos con esas medidas desde la semana pasada.

Parece que el gobernador, ante su caída de popularidad, no va a desaprovechar los réditos políticos de una pandemia para sacar su tajada en un momento en el que ciudadanos y gobierno (todos los niveles) debemos estar unidos.

No son tiempos para la demagogia. Ojalá lo entiendan todos nuestros gobernantes.  

***

Pero analicemos otro punto de vista. Hugo López-Gatell, secretario de Salud federal, señaló que adelantar la suspensión de eventos masivos y clases en este momento sólo genera un mayor desgaste social e impacto económico.

El momento para escalar de la contención individual (fase uno) al distanciamiento social (fase dos), explicó, es cuando hay un punto de inflexión en el alza de casos, no antes, porque la utilidad de la medida se reduce y se genera un impacto mayor en la población, un equilibrio que también debe considerarse.

En resumen, el punto no es aventarse como el borras a cancelar todo sino hacerlo por fase s en el momento adecuado y cuando mayor utilidad genere, con el menor desgaste para los ciudadanos. Luego, como ya vimos, se generan brotes de psicosis y compras de pánico.

Al menos ese es el argumento del Gobierno federal.

Temas

Lee También