Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 15 de Diciembre 2018

Ideas

Ideas |

El largo regreso a casa de Jorge “Vikingo” Dávalos

Por: Raúl Romero

El largo regreso a casa de Jorge “Vikingo” Dávalos

El largo regreso a casa de Jorge “Vikingo” Dávalos

Jorge Dávalos, ahora técnico de la UdeG, no defendió durante su carrera como jugador otra camiseta que la de los Leones Negros.

El número seis de los universitarios tapatíos fue, además, capitán durante 12 de los 14 años en que jugó con el primer equipo.

Dávalos era un bastión de los Leones Negros que llegaron a la Final de la temporada 1989-1990, en la que fueron derrotados por el Puebla de Manuel Lapuente.

La ausencia del “Vikingo”, que fue expulsado en la Semifinal contra América, fue uno de los factores de la derrota de la UdeG por 2-1 en el partido de ida.

En la vuelta, los Leones Negros pudieron contar con su capitán, que anotó el último gol de los universitarios en la derrota 4-3 ante los Camoteros.

El “Vikingo” se retiró dos años después de esa Final. Su despedida no estuvo acompañada por ovaciones ni reconocimientos, sino por una incómoda tensión. La directiva del equipo lo transfirió al Puebla contra su voluntad, aunque el mediocampista nunca defendió en la cancha los colores de la Franja.

Sólo unos meses después se concretó la reconciliación entre Dávalos y la UdeG. El “Vikingo” tomó las riendas del equipo en las primeras 20 jornadas de la temporada 1992-1993. Ganó cuatro partidos, empató seis y perdió 10.

Tras esa primera experiencia en el banquillo, Dávalos inició un viaje que lo llevó a varios equipos de Primera y Segunda División, como auxiliar o director de fuerzas básicas, siempre con el deseo declarado de revivir el sueño de aquellos Leones Negros de 1989-1990, compuestos en su mayor parte por jugadores mexicanos y de cantera.

En febrero de 2001 Dávalos se convirtió en director técnico interino de Chivas, donde ya tenía el cargo de coordinador de fuerzas básicas.

El “Vikingo” dirigió solamente tres partidos a los rojiblancos (dos empates, y una derrota) antes de ceder el puesto a Óscar Ruggeri, pero fueron suficientes para dejar una marca en el Rebaño. En su primer partido al frente de Chivas, el 17 de febrero de 2001 ante Tigres, Dávalos debutó a Omar Bravo, que estaba destinado a convertirse en goleador histórico del Guadalajara.

Luego de su paso por Chivas, el “Vikingo” forma parte de los cuerpos técnicos de Atlas y de Tigres antes de iniciar el lento regreso a casa, que está cerca de concretarse en 2012, pero se realiza sólo en 2014, cuando asume el cargo de coordinador de desarrollo deportivo de la UdeG.

En el verano de 2017 el “Vikingo” vuelve finalmente al banquillo que dejó 25 años antes. Son otros Leones, es otro Dávalos, el futbol también es otro, pero la pasión del entrenador por los colores de la UdeG sigue intacta.

En el Clausura 2018 del Ascenso MX, cuya fase regular concluyó el fin de semana pasado, Dávalos logra su mejor torneo como técnico, con siete victorias, cuatro empates y cuatro derrotas. Los Leones son tercer lugar general y buscarán emular en la Liguilla a la mejor UdeG de la historia, esa que casi se corona ante el Puebla de Aravena y Poblete.

Para encontrar inspiración, los melenudos no tendrán que ir muy lejos. Les bastará voltear al banquillo para ver al capitán que nunca se quitó el brazalete, ese que al ser destituido por primera vez como técnico de los Leones confesó a este diario, no obstante la desilusión: “yo soy UdeG a muerte”.

Temas

Lee También

Comentarios