Martes, 18 de Febrero 2020
Ideas |

El juicio a Trump y su impacto en México

Por: Luis Ernesto Salomón

El juicio a Trump y su impacto en México

El juicio a Trump y su impacto en México

Donald Trump ha incorporado a la agenda política interna de Estados Unidos la relación con México. Desde la campaña decidió crear una tempestad y agredir al vecino del Sur como estrategia electoral para atraer votos de sectores conservadores poco educados, y tuvo éxito.

Desde entonces, para la diplomacia mexicana el manejo de la situación ha sido una prioridad estratégica que ha conducido a una especie de acercamiento forzoso, del que hasta ahora México ha sabido sortear esas tempestades que se gestan en Washington en orden a su agenda política.

El juicio que se ha promovido para intentar destituir al Presidente es uno de los momentos más importantes de la política de Estados Unidos de los últimos tiempos, y amenaza en convertirse en una tormenta. Aunque los especialistas consideran muy probable que la mayoría republicana exonere al Presidente, no hay que olvidar que el juicio no tiene su punto de atención central en las evidencias, sino en su impacto que pueda producir en el ánimo de los electores de cara a la elección de noviembre en la que Trump se juega la reelección.

Por eso, la cuestión más debatida ahora mismo es la presión de los demócratas para que se permita que nuevos testigos declaren y se ofrezcan nuevas evidencias, que generen una erosión en la imagen del mandatario. Las audiencias comienzan el próximo martes y entonces sabremos si los senadores republicanos dan su brazo a torcer para permitir que el ex asesor de seguridad nacional John Bolton y altos funcionarios de la Casa Blanca que tienen conocimiento de primera mano de las acciones de Trump en la saga de Ucrania comparezcan.

Las revelaciones de Lev Parnas, quien trabajó para Giuliani, el abogado personal del presidente podría incluso ser llamado como testigo en el juicio del Senado. Sin embargo, las posibilidades de que se rompa la disciplina partidista son pocas. Parece un juicio que está decidido por las cuotas partidistas más que por la búsqueda de la verdad y la legalidad, como suelen ser los asuntos que se ventilan en el Poder Legislativo, tanto allá como acá.

De esta forma, es probable que el juicio no proceda, pero represente un grado de desgaste en las perspectivas electorales para Trump, lo que lleve a su equipo a plantear asuntos que movilicen a su base electoral en torno suyo, y ahí es donde pueden aparecer los temas relacionados con México.

La política migratoria coordinada para evitar filtraciones y riesgos de grupos terroristas, ante la escalada contra Irán, como el control del tráfico de precursores químicos y drogas como el fentanilo son asuntos que seguramente se han puesto sobre la mesa en la visita de William Barr, el fiscal general, quién visitó la capital mexicana hace unos días. Pareciera que la instauración de grupos de trabajo conjuntos en donde se intercambie información de alto valor y la solución de los temas comerciales han dado una especie de tregua a la agitación, el impeachment representa una amenaza potencial de tempestades.

La nueva realidad diplomática, política y social con la relación a nuestros vecinos implica necesariamente mayor conocimiento mutuo e interacción permanente. Los intereses recíprocos son muchos y en los últimos meses los contactos se han incrementado entre personas, empresas, gobiernos locales y organizaciones sociales para expresarse en los temas comerciales.

Ahora esa misma red podría activarse con otros asuntos como la intolerancia y la supremacía racial, como en las propuestas para el control del tráfico de armas. Cada vez más los asuntos de política interior estadounidense repercuten más en México, como el caso del juicio instaurado contra Trump, por lo que es menester estar más cerca y participar activamente en la promoción y defensa de los intereses de México, precisamente en donde se gestan las tempestades que pueden afectarnos.

Es curioso que las agresiones y la disparidad política o ideológica nos lleve a estar cada vez más cerca, la integración económica de la región ha repercutido con tal profundidad en el tejido social que el camino es la interdependencia y el reto es actuar con fuerza y dignidad para hacer de nuestra posición geopolítica una fortaleza.
 

Temas

Lee También