Jueves, 06 de Octubre 2022

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

El fut que se ahoga

Por: Pablo Latapí

El fut que se ahoga

El fut que se ahoga

Y el tema no es menor tratándose de un deporte que durante décadas fue un auténtico generador de emociones masivas y que dio innumerables alegrías, tristezas y decepciones a millones de mexicanos, y siempre presente en la vida nacional.

Pero las cosas están cambiando y lo que parecía un proceso de franca mejora y evolución del futbol mexicano en general empezó marchitarse e ir para atrás.

Resultados recientes como la eliminación de nuestra selección para ir a los Juegos Olímpicos de París es muy fuerte sobre todo cuando en ediciones anteriores se habían conseguido una medalla de oro y una de bronce.

La llamada selección mayor, la que irá a representarnos a Qatar no luce del todo bien y se augura un resultado más bien catastrófico.

Y es que pareciera que nuestro futbol, tanto a nivel de selecciones como de clubes locales, ha empezado a perder algo que consideramos fundamental que es la emoción de ir al estadio.

Ya tiene mucho tiempo que en su afán de obtener extraordinarias ganancias comerciales el famoso “Tri” dejó de presentarse en territorio mexicano (¡su territorio!) para a disputar los partidos amistosos en Estados Unidos en un peregrinar de estadios a los que van los aficionados de origen mexicano por un tema más de nostalgia con el terruño, pero no de establecer un compromiso emocional con su equipo.

Los pocos partidos que se han jugado en México ya resultan desangelados y lejanos.

La selección perdió el fundamental contacto emocional con su gente en su tierra.

Y a nivel de clubes la migración de equipos a los canales de paga (que seguramente es un gran negocio) también los ha alejado de su público porque vivimos en un país en el que más de la mitad de la población únicamente tiene acceso a la televisión abierta, lo que hoy en día elimina la posibilidad de ver  jugar a la mayoría de los equipos.

Santo que no es visto no es adorado.

Seguramente tanto la selección como la mayoría de los equipos viven una situación más holgada económicamente, pero sacrificaron la comunión y la emoción de la gente en los estadios, y por tanto disminuyó la proporción de la población que hoy se interesa por el futbol.

Habrá que evaluar qué les conviene más a los equipos: estar conectados con la afición (que es la razón de ser del futbol) o ser un buen negocio para sus  dueños.

Pablo Latapí

platapi@hotmail.com

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones