Miércoles, 19 de Febrero 2020
Ideas |

El engaño viaja en el avioooooón

Por: Jaime Barrera

El engaño viaja en el avioooooón

El engaño viaja en el avioooooón

Que la rifa del avión presidencial ya no será el 5 de mayo como lo anunció el Presidente Andrés Manuel López Obrador la última semana de enero, sino el 15 de septiembre… y el colmo, el premio ya no será la aeronave sino una bolsa de dos mil millones que se repartirán entre 100 ganadores que se llevarán 20 millones de pesos cada uno.

El engaño raya casi en el fraude, pero el Presidente del gobierno de la autollamada cuarta transformación ni se inmuta.

Por su empecinamiento en seguir ondeando la bandera de la austeridad y del fin de los privilegios de los “gobiernos faraónicos” que le siguen dando dividendos en su base dura de simpatizantes, AMLO minimiza el costo político de exhibir los altos niveles de improvisación y de ocurrencias que van marcando el rumbo y la narrativa del gobierno de la 4T.

Porque el incumplimiento de la venta del avión “que no tenía ni Obama”, que desde su precampaña utilizó como eje clave de su retórica, refleja el desconocimiento y la falta de planeación para entrar al mercado de las aeronaves antes de cometer el capricho de enviar el “José María Morelos y Pavón” a un aeropuerto de California donde nunca se pudo vender.

Ante el fracaso de la venta, vino la ocurrencia de arrendarlo, y en medio de la creciente crisis por la improvisación con la que también se canceló el Seguro Popular y se lanzó el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), ayudó mucho sacarse de la chistera la fantasiosa historia de la rifa del avión que, como se veía venir desde el principio, sólo quedó en una tomadura de pelo y en una ofensa a la inteligencia de los mexicanos.

Antes de sacar el avión presidencial de la rifa, pero sin recato alguno dejarlo como imagen principal en el cachito de lotería (situación que la Procuraduría Federal del Consumidor debería estar revisando y corrigiendo por el fraude que significa mostrar un premio que no está en juego), vino la ocurrencia intermedia de acabar con los fines de semana largos, ya que según AMLO, lo único que estaban provocando era que los niños ignorarán la historia de México y a sus héroes nacionales.

Por llenar la conversación pública con la absurda historia de la rifa del avión que fue toda una simulación, y si se terminan o no los fines de semana largos, el gobierno morenista siguió sin concentrarse en los problemas de inseguridad, las fallas en el nuevo sistema de salud y el estancamiento económico.

La lluvia de críticas en las redes sociales y los incontables memes que se burlan de la rifa del avión sin avión son la prueba del alto riesgo que sigue jugando AMLO al empeñarse a gobernar más con la retórica y el autoritarismo que con acciones concretas que atiendan las principales problemáticas del país.

jbarrera4r@gmail.com

Temas

Lee También