Martes, 16 de Abril 2024

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

El destino de Trump se marcó hace 137 años

Por: Daniel Rodríguez

El destino de Trump se marcó hace 137 años

El destino de Trump se marcó hace 137 años

El futuro político de Donald Trump no depende tanto de los 91 delitos civiles y federales que hay en su contra, porque aunque fuera encontrado culpable y penalizado con cárcel, aun así pudiera ocupar la presidencia. La Constitución Política de los Estados Unidos establece muy pocos requisitos de elegibilidad para el cargo: “Debe de tener por lo menos 35 años de edad, ser ciudadano natural y haber vivido en el país al menos 14 años”. No hay limitaciones basadas en la reputación o los antecedentes penales. Sin embargo, después de que esta semana el Tribunal Supremo de Colorado lo declaró inelegible para estar en el proceso electoral de las primarias estatales al encontrarlo responsable de la insurrección en el Capitolio el 6 de enero del 2021, ahora su futuro quedará en manos de la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos, al revisar la apelación de los abogados del expresidente, quienes basan su argumento en la “inmunidad absoluta” por las acciones que tomó como presidente.

La Sección 3 de la Enmienda 14 de la Constitución de los Estados Unidos es muy clara: “NINGUNA PERSONA ALGUNA PODRÁ SER, Senador o Representante en el Congreso, ni electo de PRESIDENTE y Vicepresidente, ni ocupar cargo alguno, civil o militar, en los Estados Unidos o en cualquier Estado, que HABIENDO PRESTADO PREVIAMENTE JURAMENTO, como miembro del Congreso, o como funcionario de los Estados Unidos, o como miembro de cualquier legislatura estatal, o como funcionario ejecutivo o judicial de cualquier Estado, para apoyar la Constitución de los Estados Unidos, HABRÁ PARTICIPADO EN UNA INSURRECCIÓN O REBELIÓN contra la mismo, o dado ayuda o consuelo a sus enemigos.”

Si la Sección 3 de la Enmienda constitucional aprobada en 1886 hubiera quedado redactada como originalmente se envió al Congreso, hoy Trump no tendría riesgo de que la Suprema Corte de Justicia pudiera validar su exclusión de la contienda presidencial. Sin embargo, una conversación entre dos senadores hace 137 años -asentada en los libros de historia- narra de cómo se modificó el documento: “Al senador Reverdy Johnson le preocupaba que la versión final de la sección tres no incluyera el cargo de presidencia. Afirmó que "esta enmienda no va lo suficientemente lejos" porque los rebeldes del pasado "podrían ser elegidos presidente o vicepresidente de Estados Unidos". Entonces pregunta, ¿por qué omitiste excluirlos? No entiendo que estén excluidos del privilegio de ocupar los dos cargos más altos del don o de la nación". El senador Lott Morril respondió a esta objeción. "Permítanme llamar la atención de los senadores sobre las palabras ‘o ocupar cualquier cargo, civil o militar bajo el gobierno de EE.UU.'” Esta respuesta satisfizo al senador Johnson, quien afirmó: "Quizás me equivoque en cuanto a la exclusión de la presidencia; sin duda lo estoy".

Así que la “inmunidad absoluta” que reclaman los abogados de Trump que tuvo solamente durante su administración se pierde cuando el espíritu de la enmienda es evitar que “los rebeldes del pasado” quieran regresar a ocupar la presidencia. Dicho en otras palabras, su destino quedó marcado hace 137 años. Aunque la última palabra la tendrá la Suprema Corte de Justicia el próximo 6 de enero ,cuando discuta la apelación de los abogados de Trump. Coincidentemente, ese día se cumplen exactamente 3 años de la insurrección en el Capitolio. Cuestiones del destino. ¿Usted, qué opina?

daniel.rodriguez@dbhub.net

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones