Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 19 de Febrero 2019

Ideas

Ideas |

El amor reclama sacrificio

Por: Guillermo Dellamary

El amor reclama sacrificio

El amor reclama sacrificio

No hay vuelta de hoja, cuando amamos vamos a sufrir también, no hay escapatoria porque al entregarnos plenamente a alguien, dejamos de protegernos y quedamos plenamente expuestos y vulnerables.

Todo tu corazón se desborda con singular ímpetu, hacia la persona que tanto amas. Deseas su bien, que no quieres que ni una mancha caiga en su alma pura y bella. A veces se teme perder al ser amado o algún día ya no ser correspondid@. O tal vez descubrir que tus acciones ya no l@ hacen feliz.

El amor se goza más, en la medida en que lo das todo. Cuando te vacías de ti mism@ para volcarte en hacer lo mejor posible para el bienestar de tu amad@. Vas derrotando el egoísmo y te quedas con el palpitante sentido de darlo con alegría.

Se hace evidente que una persona que ama profundamente y con sinceridad, está dispuesta a realizar pequeños o grandes sacrificios con tal de darle gusto y hacer feliz a su pareja.

El connotado ejemplo del profeta Abraham al estar dispuesto a sacrificar a su hijo, es una muestra de amor a la voluntad de Dios, es un testimonio de hasta qué punto hemos de llegar por el ser amado.

Dejar a un lado todo lo valioso e importante que tenemos en aras de mostrar nuestra disposición a hacer feliz al otro. Hasta vencer el orgullo, dejar de tener la razón, imponer una idea o no hacer nuestra actividad favorita, con tal de ver feliz a nuestr@ amad@, son muestra de estar dispuesto al sacrificio.

No hay nada más preciso que la felicidad del otro, y en el caso de los fervientes y piadosos, el cumplimiento de la voluntad del Padre, por amor.

Abnegación, implica negarse a sí mismo los gustos, caprichos, razones y hasta las elementales necesidades para obsequiar con gusto y alegría, al ser amado, todo lo que soy. Ya no importo yo, sino tú. Lo mío pasa a un segundo término, lo tuyo es mi prioridad.

Al constatar mi sacrificio por ti, hago gala de la grandeza de mi amor. He vencido mi ego por halagar primero tu voluntad y necesidades, más que las mías.

Una relación perdurable y sana, exige del sacrificio mutuo, o al menos el de uno. Pero sin ese maravilloso gesto humano, la lucha de egos acaba por deteriorar el auténtico amor.

El sacrificio surge del corazón, es espontáneo, humilde y libre, produce gozo y plenitud a quien lo practica, y no como muchos que no lo conocen, lo figuran doloroso, tortuoso y en ocasiones como una derrota, cuando en realidad es de las más sublimes y elevadas expresiones del amor.

Temas

Lee También

Comentarios