Jueves, 24 de Septiembre 2020
Ideas |

El “Mundialito” olvidado

Por: Raúl Romero

El “Mundialito” olvidado

El “Mundialito” olvidado

Un día como hoy de hace 37 años se disputaba la Final del torneo oficialmente llamado Copa de Oro de Campeones Mundiales, un episodio que ha quedado envuelto en un olvido entre piadoso y avergonzado.

El objetivo oficial de la competición era conmemorar los 50 años de la organización del primer Mundial enfrentando a las Selecciones que se habían coronado campeonas del mundo hasta entonces.

En realidad el motivo para organizar la competencia no era sólo deportivo. El 30 de noviembre, un mes antes de que se jugara el primer partido, se llevaría a cabo un comicio para legitimar el mandato de la junta militar que gobernaba Uruguay gracias un golpe de estado en 1973 y la Copa de Oro  era una operación de propaganda para lanzar la imagen del país en el extranjero.

Los equipos que habían ganado el Mundial hasta entonces aceptaron participar en el torneo, con la excepción de Inglaterra, que declinó por el apretado calendario al que estaban sometidos sus jugadores. Así, el lugar de la Selección campeona de 1966 fue ocupado por Holanda.

Italia se presentó al torneo con muchos de los jugadores que serían campeones del mundo en España 1982. La Selección brasileña incluía a Cerezo y Sócrates, que en ese mismo Mundial se convertirían en protagonistas de uno de los más ilustres fracasos de la competencia. Argentina acudió con un equipo en transición que incluía a Maradona y a Kempes y era dirigido por Menotti.

La Final del torneo la disputaron Uruguay y Brasil, en una reedición del encuentro en que la Canarinha perdió el título Mundial de 1950 en el ya célebre “Maracanazo”. Los Uruguayos repitieron la dosis y se impusierion por 2-1  con redes de Barrios y Victorino.

Los reportes contemporáneos describen a los jugadores uruguayos lanzándose a los fosos de agua que separaban a los aficionados de la cancha. Un célebre diario que hacia sonar su sirena solo en las grandes ocasiones la tocó repetidas veces. Festejos desaforados por un torneo que a la postre la historia iba a olvidar.
La competición es considerada amistosa y los aficionados uruguayos no la incluyen entre las grandes gestas de su Selección.

Aunque pocos lo recuerdan ahora, el torneo tuvo una consecuencia inesperada en la política europea. Canal 5, una pequeña emitente de Lombardía, adquirió los derechos de la competición para Italia, una operación que significó uno de los primeros grandes golpes de publicidad de su dueño, Silvio Berlusconi, futuro primer ministro de Italia.

Una muestra más de que el futbol casi nunca es sólo futbol.

Temas

Lee También