Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 15 de Agosto 2018

Ideas

Ideas |

El “Huevo” Romo, una leyenda

Por: Emilio Fernando Alonso

El “Huevo” Romo, una leyenda

El “Huevo” Romo, una leyenda

Nativo del pequeño poblado de Santa Rosalía, Baja California Sur, vino al mundo un 12 de abril de 1943, está por cumplir 75 años de edad y continúa activo trabajando como coach de pitcheo con los Venados de Mazatlán en la Liga Mexicana del Pacífico, donde fue figura al igual que en la Liga Mexicana de verano con los Tigres primero, y Cafeteros de Córdoba,  de Chara Mansur, cuando hizo una pausa en Grandes Ligas y regresó a México, para volver tiempo después a jugar un poco más y retirarse con los Dodgers de Los Ángeles.

Vicente Romo Navarro debutó en el beisbol profesional con los Tigres de Aguascalientes en la Liga Central, a principios de los años sesenta cuando Aguascalientes era la sucursal de los Tigres capitalinos en la extinta Liga Central, semillero que dio grandes peloteros a los equipos de la Liga Mexicana de Verano, por sus buenas actuaciones ahí “el Huevo” fue llevado al primer equipo de los Tigres jugando las temporadas de 1963 y 1964 con los felinos antes de irse a Grandes Ligas firmado por los Indios de Cleveland, que lo asignaron a su equipo sucursal de Triple A Portland Beavers, donde lo vieron buscadores de los Dodgers de Los Ángeles y fue con el equipo angelino con los que debutó en Grandes Ligas el 11 de abril de 1968, lanzando por los Dodgers el segundo juego de la campaña de ese año ante los Mets de Nueva York sin permitir carrera para apuntarse el primero de los 32 juegos que pudo ganar por 33 derrotas, y promedio de carreras limpias de 3.36 con 416 ponches y 52 juegos salvados en su carrera de bigleaguer, que abarcó de 1968 hasta su retiro el 27 de julio de 1982 con los Dodgers de Los Ángeles, tras jugar también con Medias Rojas de Boston y Padres de San Diego, para volver a México donde jugó para los Cafeteros de Córdoba y Azules de Coatzacoalcos, antes de regresar a Grandes Ligas otra vez con los Dodgers de Los Ángeles con los que se retiró del Gran Circo.

En invierno jugó para los Ostioneros de Guaymas (ya desaparecidos), Venados de Mazatlán y Tomateros de Culiacán, reforzando varias ocasiones al campeón de la Liga Mexicana del Pacífico en Series del Caribe donde dejó constancia de su gran calidad. Al retirarse como pelotero profesional, abrazó la carrera de coach e instructor de pitcheo, faceta en la que tuvimos oportunidad de tratarlo y conocerlo con los Charros de Jalisco, de Guillermo Cosío Gaona y Armando Navarro Peña, cuando Marcelo Juárez fue mánager de los albiazules, era un deleite poder platicar con él y escuchar sus vivencias e innumerables anécdotas en el mundo del beisbol profesional.

Es hermano mayor de Enrique Romo Navarro, que jugó con los Charros de Jalisco en los años setenta y los Piratas de Pittsburgh  en Grandes Ligas. El “Huevo” Romo, toda una leyenda del beisbol mexicano,  jugó para los Cafeteros de Córdoba en un breve retorno que tuvo a la Liga Mexicana para después volver a Grandes Ligas, y recuerdo la inconfundible voz del “Mulato de Córdoba” José Domingo Setién Fernández, narrador de los juegos del Córdoba en casa decir: “listo el ‘Huevo’, viene para la goma y aguas ahí asustan! Ponche para Pat Bourque”, y también a Oscar “El Rápido” Esquivel exclamar “el ‘Huevo’ se pone caro”, cuando Vicente nos regalaba una noche de dominio con su control  y sapiencia desde el montículo. Un pitcher que es inolvidable para quienes tuvimos la fortuna de verlo lanzar, y en mi caso disfrutar de su amena charla, ¡Salud y larga vida para el “Huevo” Romo!

Temas

Lee También

Comentarios