Domingo, 03 de Julio 2022

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Maneras de no estar

Por: Diego Petersen

Maneras de no estar

Maneras de no estar

¿Por qué a los gobernadores les da, a cierta alturas del sexenio, por visitar a los connacionales en Estados Unidos, promover las casa de los migrantes y hacer migas con aquellos los que, en realidad, nunca toman en cuenta? Tengo como hipótesis que se trata de un buen negocio electoral, pero vamos a dejar de lado el sospechosismo. ¿Para qué sirven realmente las casas de Jalisco en las ciudades de Estados Unidos?

Si atendemos lo que han dicho nuestros diputados cada vez que se debate el tema en el Congreso del estado, podemos concluir que para nada. Cuando los políticos son de un partido de posición atacan sistemáticamente los viajes y gastos en el extranjero y en cuanto llegan al poder hacen exactamente lo mismo. Así ha sido con los gobiernos del PAN, del PRI y ahora MC. Nada nuevo bajo el sol. Lo cierto es que los jaliscienses no sabemos en qué se traduce, además de fotos en redes sociales, el dinero gastado en el trabajo con migrantes, qué inversiones salieron de ahí, por qué son importantes, qué hubiera pasado si no existieran, cómo se vinculan estas casas con un proyecto económico y a una visión de futuro.

Más allá de la poca utilidad para el estado que tienen estos viajes y gastos en oficinas del exterior, la pregunta es por qué el gobernador Enrique Alfaro escogió justamente esas fechas para hacerlo, por qué en una semana en la que su ausencia en dos eventos resultó muy significativa: la conmemoración de los 30 años de las explosiones del 22 de abril, y el comienzo de las actividades de Guadalajara, capital del libro.

Hay momentos en los que simplemente hay que estar. El aniversario del 22 de abril era uno de ellos. Como representante del Estado al gobernador le toca escuchar a las víctimas, recibir los reclamos, buscar soluciones. Pero a Alfaro no le gusta que nadie “le imponga agenda” (para usar sus palabras), solo lo que él decide es importante. El segundo momento fue el arranque de actividades que se desarrollarán a lo largo de un año en torno al libro y la lectura. No podemos imaginar un momento más benévolo, políticamente hablando, más aún cuando el verdadero promotor de esta celebración fue el exalcalde y amigo del gobernador, Ismael del Toro. Sin embargo, decidió no estar.

Fugar la agenda es una manera de no estar. Enrique Alfaro ha optado por el escape, se ha convertido en un gobernante lejano, presente solo a través de redes sociales y eventos controlados. No es gratuito que su aprobación esté en el lugar 28 de 32 del ranking de gobernadores de Consulta Mitofsky, por debajo incluso del inefable gobernador de Morelos, Cuauhtémoc Blanco. En esa lista, la de los gobernadores peor evaluados, no hay manera de no estar si el gobernador no está donde debe estar.

Temas

Lee También