Lunes, 06 de Abril 2020
Ideas |

Desequilibrios urbanos

Por: Juan Palomar

Desequilibrios urbanos

Desequilibrios urbanos

Es un hecho conocido la tendencia que desde hace años se registra en la Zona Metropolitana de Guadalajara. Mientras el territorio del municipio central se ha ido despoblando, los municipios periféricos, principalmente Tlajomulco y Zapopan, han experimentado un fuerte aumento en su población.

Esta tendencia centrífuga obedece a varios factores. Pero el principal depende del mercado inmobiliario: la oferta de vivienda para las franjas de menores ingresos se ha hecho sobre terrenos lo más baratos posible. Esta sola circunstancia ha motivado la conformación de asentamientos dormitorio en distintas zonas, alejadas de toda vida urbana. Además, toda una serie de consecuencias se desprenden de lo anterior.

Los impactos negativos de este hecho son diversos y  graves. Al vivir en una sola ciudad interdependiente, los desplazamientos de la población para atender sus actividades cotidianas son cada vez más largos, costosos, y consumen más tiempo. Los distintos satisfactores en cuanto comercio, esparcimiento, educación son lejanos. Los servicios e infraestructuras requeridos son con frecuencia insuficientes. Por otro lado, al ocupar desordenadamente estos desarrollos el territorio circundante a la mancha urbana, se propicia un creciente desarreglo ambiental cuyas consecuencias están a la vista.

En lo que concierne a las zonas centrales despobladas, esta migración a la periferia supone la subutilización o de plano el desperdicio de múltiples recursos. Existen en los contextos consolidados los servicios y las redes de infraestructura, los equipamientos de diversos tipos. La conectividad respecto a toda la mancha urbana es mucho más eficaz. Y sin embargo el éxodo continúa.

Es necesario establecer medidas para lograr una mejor distribución de la población en el área metropolitana. La primera de ellas es lograr mecanismos financieros capaces de que, a través de las instancias oficiales y por medio de la iniciativa privada, sea posible generar vivienda competitiva en los huecos intraurbanos y en predios susceptibles de ser utilizados. Con un p rincipio básico: cualquier intervención en esos contextos ya consolidados deberá, invariablemente, mejorarlos y aumentar su habitabilidad.

Es necesario, por otra parte, normar adecuadamente los desarrollos-dormitorio, limitar su proliferación, y dotarlos de los elementos necesarios para una vida urbana integral. Pero el esfuerzo que está ante la ciudad es equilibrar territorialmente su población, optimizar los  recursos existentes, y generar la oferta de vivienda pertinente para volver a encontrar, lo antes posible, el equilibrio ahora perdido.
 

Temas

Lee También