Jueves, 22 de Octubre 2020

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Del botón de emergencia al de advertencia

Por: Jaime Barrera

Del botón de emergencia al de advertencia

Del botón de emergencia al de advertencia

Casi tres meses después que advirtió por primera vez la posibilidad de apretar el botón de emergencia que volvería a parar toda la actividad económica no esencial, y retomar medidas de confinamiento social más severas que las exigidas al principio de la pandemia en el mes de marzo, el gobernador Enrique Alfaro salió nuevamente desde la semana pasada a advertir de esta posibilidad ante el incremento de contagios de coronavirus en la entidad.

Ese amago generó mucho nerviosismo, principalmente entre los propietarios de negocios que de forma incipiente están retomando sus actividades y que están lejos de recuperar las pérdidas económicas por haber parado por la pandemia y porque un nuevo cierre sería catastrófico para ellos. Esa inquietud terminó, por el momento, hasta que el lunes por la noche finalmente el gobernador aclaró que no se activaría pero alertó que se está muy cerca de rebasar los indicadores que obligarían al gobierno estatal a hacerlo. Los que sí no evitaron la mala noticia fueron los antros, los estadios y las escuelas, cuya actividad presencial se volvió a posponer sin fecha definida de regreso.

Fiel a su estilo, Alfaro volvió al discurso y tono duro, para llamar la atención a los que no portan el cubrebocas, a los propietarios de negocios que ya no aplican los protocolos de sanidad y a quienes abarrotan restaurantes y destinos turísticos sin ninguna precaución.

Lo que habría que añadir también es que al aumento de contagios ha contribuido también el incumplimiento de la promesa que hicieron empresarios de escalonar horarios para evitar la saturación en las unidades de transporte público, convertidas en puntos de alto riesgo de contagio. (De hecho el martes 7 de julio, antes de anunciar por primera vez el botón de emergencia el gobernador reclamo a la iniciativa privada de Jalisco no haber cumplido ni al 10 por ciento, el establecimiento de esos horarios escalonados a los que se habían comprometido cuando se empezaron a activar los giros no esenciales.)

Igual habrá que decir que la amenaza de los contagios en el transporte público creció por dos factores: el gobierno estatal nunca pudo meter en cintura al pulpo camionero para no reducir el número de unidades durante la etapa de confinamiento social; y tras la entrada en funcionamiento de la Línea 3 del Tren Ligero tampoco aplicaron medidas para evitar su saturación.

Lo cierto es que los 360 contagios por cada millón de habitantes que ya alcanzamos en Jalisco están muy cerca de los 400 que obligan la activación del botón de emergencia, como también el hecho de que estemos cerca de ocupar el 50 por ciento de la ocupación hospitalaria. 

“No es broma”, sentenció el gobernador el lunes, “si rebasamos los 400 casos en la tasa de incidencia tendremos que aplicar el mecanismo”.

Por eso ante la entrada de facto a la fase del botón de advertencia, gobierno y ciudadanía estamos obligados a ajustar políticas, decisiones y conductas ante la aún gravedad de la pandemia para no volver a la parálisis.

jbarrerar@gmail.com

Coronavirus

Temas

Lee También