Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 17 de Diciembre 2018

Ideas

Ideas |

Debate: ¿box o esgrima?

Por: Diego Petersen

Debate: ¿box o esgrima?

Debate: ¿box o esgrima?

Los equipos de campaña de los dos terceros lugares, Anaya y Meade, han puesto su fe y su esperanza en el debate. Y digo fe porque no hay elemento racional alguno que permita suponer que algo trascendental sucederá en el debate; lo que están esperando es un milagro que haga que la tendencia ascendente de López Obrador finalmente se quiebre y comience a caer. Pero ¿realmente cambian los debates la intención de voto?, ¿el debate de este domingo tendrá algún efecto en las tendencias electorales?

En México la tradición del debate es poca y mala y en general los mexicanos no tenemos esa cultura: le tenemos miedo al intercambio de ideas

Por supuesto que sí, los debates tienen una influencia en la intención de voto, pero mucho menor de los que se cree. En las democracias maduras son uno de los elementos fundamentales para la toma de decisión de los electores; en México la tradición del debate es poca y mala y en general los mexicanos no tenemos esa cultura: le tenemos miedo al intercambio de ideas, lo confundimos con pleito y no usamos el debate para confrontar argumentos y en su caso modificar nuestra visión de la realidad, sino para ridiculizar al otro y en el mejor de los casos, aplastarlo.

Nuestra clase política, de profundas raíces autoritarias, tampoco está acostumbrada al debate de ideas, sino de la imposición y si se puede al insulto, rara vez encontramos argumentación. Los hacedores de discursos viven más preocupados por encontrar el adjetivo corrosivo que el dato demoledor. Por eso los formatos de los debates mexicanos son en general chatos, se parecen más a una pelea de box que a un duelo de esgrima. Salvo por algunos momentos álgidos surgidos de alusiones personales, los debates en este país han sido monólogos secuenciados, pulcramente cuidados por un conductor que hace las veces de cronómetro.

En este contexto, para que el debate tenga un efecto significativo en las preferencias electorales se requiere que el triunfo sea demoledor y que el manejo del post debate sea apabullante, como sucedió en 1994 con Diego Fernández de Cevallos frente a Ernesto Zedillo y Cuauhtémoc Cárdenas, que los tomó por sorpresa y los desbarató (luego Diego se encargaría de desatar su propio triunfo). Hoy el candidato que va arriba sabe que su misión en el debate no es ganar sino no perder, y su equipo de campaña estará listos para hacer una eficiente contención de daños, de manera que el efecto, en caso de una derrota, sea el menor posible.

Con 15 puntos de ventaja, según la encuesta de encuestas de Oraculus, la estrategia de López Obrador será salir a no perder, a hacer del debate lo menos trascendente y memorable posible. Si no pasa nada o pasa poco, él habrá ganado. Por el contrario, Ricardo Anaya trae toda la presión, pues se supone que su fuerte es el debate, está obligado a ganar y a hacerlo por goliza, lo cual lo puede llevar a cometer errores, pues saldrá sin defensa, y corre el riesgo de recibir más goles de los que meta. Dicho de otra manera, si la estrategia de Meade es atacar a Anaya, Andrés Manuel podrá dormir tranquilo.

(diego.petersen@informador.com.mx)

Temas

Lee También

Comentarios