Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 19 de Octubre 2018

Ideas

Ideas |

De McLuhan al Delete Facebook

Por: Jaime Barrera

De McLuhan al Delete Facebook

De McLuhan al Delete Facebook

La campaña para “apagar” Facebook por el escándalo de la comercialización de datos de vida, preferencias y hábitos de sus usuarios, que inició esta semana en distintas partes del mundo nos regresa a los primeros debates de la historia sobre la influencia social de los medios de comunicación.

La irritación de los impulsores de este movimiento, y de los que han decidido rematar sus acciones provocando pérdidas de casi 50 mil millones de dólares en el valor de la empresa de Mark Zuckerberg, vino luego de que reporteros de Channel 4 hicieron un reportaje encubierto que exhibió la compra de los datos personales de más de 50 millones de usuarios de la red social más grande del planeta. El trato habría sido con la empresa Cambrigde Analítica que con la información de los usuarios de FB diseñó mensajes específicos para los votantes, que aseguran, fueron claves para el triunfo electoral de Donald Trump, en una clara acción ilegal de robo y violación a la protección y privacidad de los datos personales.

El reclamo es que el medio de mayor influencia en la actualidad sin producir contenido alguno, traicionó la confianza de sus usuarios y los vendió a esta consultora de estrategia político-electoral, que a través de publicidad focalizada y Fake News exacerbó los sentimientos xenofóbicos y anti Hillary Clinton, que antes habían detectado en los perfiles de FB de los estadounidenses para que votaran por Trump. Por eso la invitación es a “Apagar Facebook” como para huir del instrumento que enajena y aliena el cerebro de los usuarios para comprar, pensar o votar.

Esta posición me recuerda mucho lo que planteaba el canadiense Marshall McLuhan, el primer gran teórico de la comunicación que pronosticó en los sesentas del siglo pasado la aldea global que hoy habitamos por las redes digitales. Autor obligado en los programas académicos cuando surgieron las carreras de comunicación de este país a mediados del siglo pasado, justamente porque él fue el que abrió este debate aún vigente de la influencia de los medios en las audiencias. El autor de la célebre frase de que “el medio era el mensaje” estaría feliz de que en la era de las nuevas tecnologías de la comunicación se le esté dando la razón de lo que él sostenía en la década de los sesentas, en el sentido de que la única forma de controlar a los medios era mediante la compresión publica de sus efectos, para saber contrarrestarlos y hasta apagarlos para protegernos de ellos cuando fuera necesario, decía en clara referencia a los nacientes medios electrónicos, especialmente la televisión.

Sigo creyendo que McLuhan exageró un poco en el poder de los medios y esperanzado en que los consumidores de medios desarrollen cada vez más su sentido crítico para discriminar lo que leen, escuchan y ven. 

jbarrera4r@gmail.com

Temas

Lee También

Comentarios