Domingo, 26 de Junio 2022

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Crisis policial, de Ameca a Tizapán

Por: Jaime Barrera

Crisis policial, de Ameca a Tizapán

Crisis policial, de Ameca a Tizapán

A la lista de más de 300 ataques de grupos del crimen organizado contra corporaciones policiales en Jalisco del 2019 a la fecha que ha documentado la Comisión Estatal de Derechos Humanos Jalisco (CEDHJ), habrá que sumar una agresión más: la del comisario de la Policía Municipal de Tizapán el Alto, José Antonio Langurén, quien fue emboscado junto con dos compañeros cuando viajaban a bordo de una patrulla por la carretera Tizapán-Tuxcueca la tarde del domingo pasado.

Como suele pasar cada día con mayor frecuencia, los delincuentes superaron en número, en vehículos y en armamento a los municipales. Según los reportes de la misma corporación, los agresores iban a bordo de tres camionetas que traían instalados códigos luminosos cual si fueran patrullas de policía. Por eso los uniformados de Tizapán se llevaron la peor parte. Además de la muerte del comisario, resultaron lesionados por arma de fuego el subdirector y otro policía municipal.

Este nuevo desafío de la delincuencia organizada a las autoridades se da en el contexto de severa violencia que se ha registrado en las últimas semanas en esta zona del Sur de Jalisco, que colinda con Michoacán, donde se disputan el control de este territorio.

Con este homicidio son casi 80 ya los policías que han sido asesinados en lo que va del sexenio. Si este número deja ya en claro la alta vulnerabilidad en la que se encuentran los que en teoría deben garantizar la seguridad de los ciudadanos, lo más preocupante es que yo no sólo caen en cumplimiento de su deber, sino muchos son prácticamente “cazados” en sus días de descanso, saliendo de sus casas y frente a sus familias.

Esta serie de agresiones busca intimidar aún más a las muy debilitadas policías municipales que muy poco pueden hacer para enfrentar a las narco mafias. Apenas a inicios de abril pasado un grupo de sicarios irrumpió en la Presidencia municipal de San Miguel el Alto y se llevó a una mujer policía que estaba a punto de asumir la jefatura de la Policía municipal, y también al subdirector y a tres escoltas, para luego liberarlos golpeados.

Debido a esa inferioridad, a los capos les parece sumamente sencillo terminar infiltrando y cooptando a los elementos y jefes policiales, para que en vez de combatirlos, les den protección.

El más claro ejemplo de ello ocurrió a inicios de este mes, cuando el director de la Policía de Ameca, Severo Flores Mendoza, tuvo que ser destituido de su cargo, luego de que el gobierno de Estados Unidos lo acusó de ser “informante” del cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG). Por cierto, a doce días de su destitución, lo único que se sabe es que el gobierno de Jalisco no abrió ninguna investigación en su contra, ya que según expresó el mandatario estatal, no se tenía ningún elemento o indicio en su contra, más allá de los dichos del gobierno estadounidense. 

jbarrera4r@gmail.com

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones