Sábado, 30 de Mayo 2020
Ideas |

Coronavirus: la hora de los mexicanos

Por: Jorge O. Navarro

Coronavirus: la hora de los mexicanos

Coronavirus: la hora de los mexicanos

La vida cotidiana en México parece complicarse no con el paso de los días, sino de las horas. Apenas la noche de este lunes se declaró la emergencia sanitaria nacional por la pandemia del coronavirus y se lanza un llamado a los mexicanos para que se convierta en una práctica generalizada el #QuedateEnCasa. Las autoridades establecieron una fecha perentoria: 30 de abril, así que será un mes completo de encierro… a reserva de lo que suceda para entonces, porque la expectativa es que los contagios no estallen.

La emergencia implica, además, que la mayoría de las empresas en el país dejen de laborar, para que los trabajadores vayan a sus casas. Una auténtica tragedia económica para millones, porque aunque legalmente los patrones están obligados a pagar un mes de sueldo con al menos un salario mínimo al día, para un porcentaje considerable eso será simplemente imposible.

Mientras tanto, en Jalisco el gobernador Enrique Alfaro había solicitado un par de horas antes de la declaratoria nacional, que el aislamiento voluntario continuara hasta el 19 de abril. Se quedó corto en ese sentido, pero lo más rescatable es que ofreció respaldo total a las medidas del gobierno federal.

Es la hora de la verdad.

De acuerdo con las estimaciones de los especialistas de la Universidad de Guadalajara, según lo confirmó el rector general Ricardo Villanueva, sólo habrá éxito para evitar que el coronavirus contagie a millones, si al menos 60% de la población se queda en aislamiento. El gobernador Alfaro fue un poco más ambicioso y solicitó que el porcentaje aumente hasta el 70 por ciento.

En adelante, el mayor esfuerzo que deben hacer las autoridades del Estado y del gobierno de la Cuarta Transformación es el de la comunicación. Una comunicación clara, sencilla y totalmente directa, sin contradicciones.

Es la única opción: que la mayor parte de las personas se queden en casa y eviten el contagio. De lo contrario, las trágicas escenas de muertes en España e Italia que recorren redes sociales y chats, tendrán ahora a los mexicanos como personajes centrales.

Queda claro que para un porcentaje considerable de la población el encierro no es opción. Es simple: o salen a trabajar o no comen. Será como jugarse un volado, porque ellos serán los que más expuestos estén al contagio y a las dificultades.

Ya será después, en mayo, cuando se retomen las discusiones y se hagan cuentas sobre el desempeño de unas y otras autoridades.

Por lo pronto, tenemos una realidad ya reconocida: no hay pruebas suficientes, ni siquiera para los que muestran síntomas, para la detección del coronavirus. Los respiradores que tenemos para auxiliar a quienes padezcan complicaciones severas apenas son más de cinco mil en el sector sanitario público; y además, las quejas por falta de aditamentos tan elementales como mascarillas y guantes siguen vigentes en clínicas del IMSS en varias partes del país.

Hasta el momento, ha fallado el abastecimiento. Se ofreció rapidez y no existió.

Si el coronavirus hace mucho daño o no, si perdemos cuatro mil o 20 mil vidas (estimaciones oficiales), y si el número de contagios se eleva, sólo depende de la población.

Coronavirus

Temas

Lee También