Viernes, 19 de Abril 2024

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Consulta y confesión de acarreo

Por: Rubén Martín

Consulta y confesión de acarreo

Consulta y confesión de acarreo

“Yo lo apoyo muchísimo, con camiones y todo”. La frase fue lanzada por una mujer de un grupo que buscaba tomarse una selfie con el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez, el domingo 28 de noviembre cuando el mandatario acudió al Palacio Municipal de Guadalajara a votar en la llamada consulta sobre el pacto fiscal. Entre tanto, otras mujeres intentan posar junto con el político para salir en la foto.

El video, de escasos trece segundos, circuló viralmente desde el domingo y terminó convirtiéndose en una confesión de parte de que la consulta popular por la suerte del pacto’ fiscal necesita del acarreo porque no convence a la población a ir a votar libremente en este ejercicio de deliberación.

Y se revela como lo que es, una apuesta política cara y arriesgada del grupo político que controla el Gobierno estatal para tratar de reposicionar la imagen de su dirigente, menguada por varios conflictos políticos abiertos y, sobre todo, por no resolver los principales problemas que aquejan a la sociedad de Jalisco.

Además del video, las crónicas de los colegas que cubrieron la votación de Alfaro en las urnas electrónicas instaladas en la sede del Gobierno municipal, dieron cuenta de que la asistencia a las urnas era escasa, hasta que llegó Enrique Alfaro, cuando decenas de personas que esperaban en Plaza Guadalajara, se levantaron de sus asientos e hicieron filas para comenzar a votar.

Así, de manera “espontánea”, crecieron las filas en ese punto, justo cuando el gobernador llegó a votar.

Fue una confirmación más de que la asistencia a la primera de las ocho jornadas de votación en esta consulta se alimenta del acarreo de personas, mayoritariamente trabajadores de los gobiernos encabezados por Movimiento Ciudadano, como el poder Ejecutivo estatal y los gobiernos municipales del área metropolitana encabezados por el partido Movimiento Ciudadano.

Las denuncias de acarreos para presionar a los trabajadores estatales y municipales a acudir a la consulta y además pedirles que invitaran a votar hasta 20 personas más comenzaron a denunciarse desde el 11 de noviembre, según documento El Informador (https://bit.ly/3xGSPlL).  

A esta denuncia se sumaron maestros que reportaban las mismas presiones. Pero incluso así convenzan o presionar a salir a votar a todos los trabajadores del estado y de los municipios en manos de Movimiento Ciudadano, no les alcanzaría para alcanzar la cifra legal para hacer vinculante los resultados de la consulta.

En la primera de las ocho jornadas de votación que se celebró el fin de semana pasado, votaron 131 mil personas en los Centros de Recepción de Opinión, de los cuales más de 15 mil eran menores de edad y 116 mil mayores de edad y por lo tanto, votos válidos. Como se reseñó en este medio, se necesitan 19 veces más para alcanzar la cifra oficial de 2.5 millones de electores que conforman el listado nominal.

Por esta razón el grupo gobernante intentó hacer alianzas con sectores corporativos para llevar votantes a la consulta. Enrique Alfaro tuvo encuentros con dirigentes del sindicalismo oficial y con representantes de cámaras patronales para que convenzan (o presionan) a los trabajadores de empresas o sindicatos para que vayan a votar en este ejercicio inútil e inservible para la mayoría de los ciudadanos, preocupados por problemas mucho más serios.

La confesión del acarreo de esta mujer que se acercó a tomarse la foto y también para hacerle notar el apoyo al gobernador, muestra el fracaso largamente anunciado de esta consulta. Un fracaso anunciado anticipadamente, por muchas razones. Entre otras por el absurdo tema que se eligió para que Movimiento Ciudadano intentará reflotar a Enrique Alfaro como una figura política de alcance nacional que a su vez lo posicione como un aspirante presidencial para los comicios de 2024.

El objetivo político de reposicionar a Alfaro en la carrera presidencial siguiente nos está saliendo muy cara a los jaliscienses.

Los 29 millones de pesos que costará este ejercicio representan más gasto público que otras 39 instituciones estatales, según datos del colectivo Nuestro Presupuesto. La consulta convocada por el actual grupo gobernante es un fiasco porque estará lejos de cumplir su objetivo de reposicionar a Alfaro en la carrera presidencial y, especialmente, porque es un ejercicio inútil sobre un tema que está en la menor de las preocupaciones de los jaliscienses, ocupado por otros problemas realmente graves.

Y finalmente, muestra que el partido que ofrecía refundar la política en Jalisco, recurre a los peores vicios políticos del pasado, como es el acarreo y el corporativismo, para satisfacer las aspiraciones presidenciales de su jefe político. 

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones