Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 20 de Noviembre 2018

Ideas

Ideas |

Consulta en el aire

Por: Armando González Escoto

Consulta en el aire

Consulta en el aire

El “hermoso sueño” de tener un aeropuerto de nivel verdaderamente superior, casi como el de Kuala Lumpur, calificado el número uno a escala mundial, anda por el aire de las consultas ciudadanas.

También anda por el aire el sueño todavía más hermoso de un sexenio comprometido con la genuina participación ciudadana, toda vez que esta consulta en curso más parece una estrategia para cuidar la persona del próximo presidente, que para involucrar a la gente en un asunto que es desde luego trascendente.

Cierto, aunque solemos opinar de todo, corresponde a la autoridad valorar las opiniones que recibe desde el grado de información y conocimientos del que opine, lo cual debería hacer de esta o de cualquier otra consulta un ejercicio de formación e información previa y suficiente antes de invitar a nadie a pronunciarse, o ¿solamente votarán quienes hayan leído y entendido la información que aparece en internet?

Hace ya algunos meses, frente a la queja constante de los usuarios por las demoras y cancelaciones de vuelos en el AICM, las compañías se justificaban diciendo que eso se debía a la mala operación del propio aeropuerto, por la saturación de vuelos, pues. De inmediato la autoridad correspondiente mandó poner carteles por todos lados en dicha terminal aérea desmintiendo a las compañías y afirmando que tales informalidades había que imputarlas a ellas mismas, a las estrategias y mañas con las que manejan sus vuelos, buscando en todo momento seguir ganando, y ganando siempre más, así sea a costa de los pasajeros.

Este hecho de fondo, el manejo de las compañías aéreas, produjo también el que la pasada legislatura federal aprobara sanciones por cancelaciones de vuelos o demoras mayores a dos horas. De inmediato algunas líneas dieron con el recurso de salir “a tiempo” de la puerta de abordaje, para luego quedarse en el patio de operaciones media hora o más, y así demostrar que es la mala operación del aeropuerto y no ellos, los responsables del desbarajuste. Seguramente son ambas cosas, y ambas dieron pie ya desde hace mucho tiempo a la idea de construir una nueva terminal ¿debía la sociedad pagar con sus impuestos ese nuevo aeropuerto, para que las compañías aéreas sigan haciendo de las suyas? ¿La transportación aérea es un servicio público o privado?, y si es privado, como de hecho lo es, ¿por qué debe pagar la gente su infraestructura?, y si lo paga la empresa privada ¿por qué debería opinar la gente?

Como vemos, hay muchas cosas materialmente en el aire, y la consulta, más que servir al proceso democratizador del país, servirá solamente al próximo mandatario que podrá quedar bien, lo mismo si el resultado es sí que si es no. Pero resulta, hasta donde se sabe, que una parte sustancial de lo ya invertido en el proyecto Texcoco provino del dinero público, es decir, del dinero de todos los mexicanos, y otra parte llegó de la empresa privada, de suspenderse el proyecto ¿perderán todos los inversores, o nomás los mexicanos? ¿Será así que van a funcionar las cosas en la ya inminente cuarta república?

armando.gon@univa.mx

Temas

Lee También

Comentarios