Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 18 de Junio 2019
Ideas |

Con Hacienda hemos topado

Por: Diego Petersen

Con Hacienda hemos topado

Con Hacienda hemos topado

La renuncia, larga y detallada, de Germán Martínez Cázares a la dirección del IMSS puso una bomba en el centro del equipo de López Obrador. No se fue porque no comulgara con el proyecto de Gobierno sino con las formas de operación: con Hacienda hemos topado. La Secretaría de Hacienda en su afán de controlar todo está acabando con todo, dice en pocas palabras el ex funcionario panista, puso el dedo en la llaga y apuntó las baterías ahí donde muchos de los funcionarios del Gobierno federal se quejan, pero nadie se atrevía a decirlo de frente: Hacienda tiene ahogado al Gobierno.

El problema es más grave de lo que parece. Un alto funcionario del Gobierno de López Obrador definió al secretario Carlos Urzúa como un cajero. Con perdón de los cajeros, el problema no es que se le compare con un personaje que lo que hace es abrir la caja y dar el vuelto, sino que no tenemos en la secretaría más importante del Gobierno federal a un economista que piense el desarrollo económico del país. Hace unos días el Presidente se quejaba que el Banco de México solo pensara en la inflación y no en el crecimiento, cuando en realidad Banxico tiene como mandato el cuidado de la inflación y quien debería pensar el crecimiento es nada menos que Hacienda, pero Urzúa, un matemático con espíritu de contador, está más preocupado por la caja que por el negocio.

La renuncia del director del IMSS es una pequeña crisis que llega muy a tiempo para corregir la asfixia del Gobierno... si el Presidente entiende el mensaje

Aunado a un secretario de Hacienda acostumbrado solo a ser el cajero de López Obrador (así fue cuando estuvieron juntos en el Gobierno de la Ciudad de México) la decisión de eliminar las oficialías mayores de las secretarías y concentrar todas las compras en Hacienda convirtió a Raquel Buenrostro en el personaje más poderosos del gabinete económico, pero también en el embudo ya no del desarrollo sino de la operación misma del aparato gubernamental. A un Gobierno atado de pies y manos por exceso de reglamentación López Obrador le puso un grillete para que no se fuera por la libre. El resultado, bien lo narra el renunciado, es el desabasto y la inacción.

Una carta como la de Germán Martínez suele tener un efecto político al interior de los grupos de poder. Los que tienen rodeado al líder cerrarán filas no solo para que no se abra el grupo sino incluso para poner a uno de ellos en el puesto vacante. Los excluidos del círculo de Palacio tomarán fuerza en busca de hacerse escuchar. La renuncia del director del IMSS es una pequeña crisis que llega muy a tiempo para corregir la asfixia del Gobierno. Esto claro si el Presidente entiende el mensaje, porque el artífice de esta forma de operación en la que todo está centralizado es él y solamente él.

(diego.petersen@informador.com.mx)

Temas

Lee También

Comentarios