Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 23 de Julio 2018

Ideas

Ideas |

Como es año electoral…

Por: Paty Blue

Como es año electoral…

Como es año electoral…

Mejor ni le pregunto por cuál candidato piensa votar, porque estoy cierta que los entretejidos (que más bien son marañas) partidistas con todo y sus estridentes alianzas exceden sus entendederas, pero no la privan de opinar y dispensar conjeturas por demás desbalagadas y sin más sustento que el popular e irrebatible “dicen”, que se ha convertido en la fuente más sólida y creíble para quienes divulgan cualquier parecer, sin haber abrevado en otros tanques de agua más fidedignos e informados. Se llama Lola y es la informante, emisaria y trovadora más conocida por mis rumbos, y no hay día de Dios que no amanezca con un tema para indagar, comentar y sentenciar con quienes se le atraviesan en cualquier camino o concurrido escenario en el barrio.

En esta ocasión me ha llamado la atención que, sin tener computadora, ni acceso a la red social más básica, doña Lola parece haberse unido a ese contingente de gratuitos detractores del licenciado Yasabenquién que, sin más fundamento que una interminable sarta de memes y pasquines varios se ocupan de denostarlo para desalentar el voto ajeno o inducirlo por otros parajes a cual más de sinuosos. De la total carencia de propuestas en firme mejor ni hablamos porque no he encontrado una sola, ni siquiera pequeñita, entre toda esa basura que muchos han puesto a circular y a quienes desde hoy, y hasta que culmine el proceso electoral, mandaré a la congeladora cibernética porque ya me hartaron.

Por desgracia a Lola, como a todos mis amigos a quienes creía más sensatos, ubicados e inteligentes, no podré mandarla por un rato al ostracismo electrónico, pero sí pienso retirarle ese saludo que le sirve de pretexto para el abordaje verbal que le permite explayar a sus anchas sus angostos pareceres sobre la conveniencia de no votar por el villano favorito de las multitudes ociosas. Que conste que mis preferencias electorales no han hallado nido, ni me mortifica encontrarles asiento, pero tampoco me ostento como ente calificado para opinar en un sentido u otro. Como decía mi abuela, “llegado el día, ái Dios dirá” pero, por lo pronto, las estimaciones de quienes se sienten poseedores de la verdad en estos asuntos, me provocan más flojera que la sola idea de ponerme a planchar.

Y la verdad es que a Lola ni a mal le tomo que ande esparciendo sus conjeturas políticas y veredictos por doquier, porque lo hace de una manera tan silvestre y cargada de ese encanto que tiene el lenguaje llano, que mueve a la ternura y a ratos hasta provoca risa, como el estribillo con que antecede sus comentarios de esta semana y que, seguramente, se lo escuchó a algún iluminado y le gustó para justificar cuanto desperfecto social, comercial o emocional le hace mella en su politizado ánimo. 

“Como es año electoral… “, comienza diciendo para explicar por qué la leche está llegando más tarde a la tienda y no cuenta entre sus existencias con la leche chocolatada que la patrona le encarga para sus chiquillos. Como es año electoral, las tortillas y el birote subieron de precio. Como es año electoral, no encienden las luminarias de tres cuadras a la redonda. Como es año electoral, a su yerno lo despidieron de la chamba como repartidor de refrescos. Ya nomás le falta decir, o si ya lo hizo me lo perdí, que como es año electoral, el calor se ha dejado venir con ganas y hasta los limones están saliendo sin jugo.

Temas

Lee También

Comentarios