Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 20 de Septiembre 2019
Ideas |

Colinas de Santa Fe

Por: Rubén Martín

Colinas de Santa Fe

Colinas de Santa Fe

El 10 de mayo de 2016, las madres y familias agrupadas en el Colectivo Solecito, en Veracruz, se preparaban para realizar la marcha de la dignidad cuando de improvisto dos hombres bajaron de una camioneta y rápidamente entregaron una hoja a una de las madres. Tan rápido como bajaron, los desconocidos volvieron a su vehículo y se marcharon.

Luego de la sorpresa, las integrantes del Colectivo Solecito miraron el papel. Era una copia de un mapa que se dibujó en una hoja de cuaderno. El mapa decía “muchos cuerpos” y tenía pintadas varias cruces. El mapa ubicaba un predio aledaño al Fraccionamiento Colinas de Santa Fe, en Veracruz.

Así lo cuenta Lucía Díaz Genao, vocera del Colectivo Solecito: “Entonces la prensa comenzó a referirse (al mapa) como el ‘regalo macabro’, ¿no?, porque fue el Día de las Madres. Pero nosotros lo vimos de otra manera. Bueno, sí, duele, pero lo vimos como: ‘vamos a revisar ahí’. De hecho ya teníamos bastantes notificaciones del lugar, teníamos declaraciones, teníamos rumores. Y con eso ya fue la puntilla para empezar a buscar ahí. Y el 8 de agosto (de 2016) empezamos”.

Lo que encontraron fue macabro: la fosa clandestina más grande de México y de toda América Latina. El Colectivo Solecito excavó en un predio de 10 hectáreas con cientos de fosas y, en ellas, 298 cuerpos y más de 22 mil restos óseos.

La fosa clandestina, o más apropiadamente el centro de exterminio de Colinas de Santa Fe, fue revisada durante tres años por el Colectivo Solecito. El pasado 8 de agosto llevaron a un padre que ofició una misa, en un acto ritual para declarar terminados los trabajos de búsqueda en este sitio.

Pero como han aprendido las madres del Colectivo Solecito y otras organizaciones de familiares que tienen desaparecidos: una tarea es buscar a sus hijos y sus cuerpos, y otra tarea igual de importante es identificarlos. Las dos son importantes y arduas, pero tortuosas porque los avances de las instituciones estatales son lentos, nulos o negligentes.

De los 298 cuerpos que las familias encontraron en Colinas de Santa Fe, apenas se ha identificado a 22 personas; quedan 276 cuerpos por identificar, al igual que los más de 22 mil restos óseos.

Lucía Díaz, vocera del Colectivo Solecito, dice que las familias han avanzado mucho por su cuenta haciendo búsqueda en campo: en fosas, en hospitales, cárceles, centros de rehabilitación, centros psiquiátricos, etcétera.

Pero una vez que encuentran cuerpos, hay un cuello de botella porque los sistemas forenses del país están en crisis, están rebasados por todos los cuerpos que va dejando regados la maquinaria de la guerra. Y el Estado mexicano no ha respondido a las exigencias de las familias.

Desde hace meses, el Movimiento por Nuestros Desaparecidos en México exige al Gobierno mexicano que acepte un mecanismo extraordinario de identificación forense, lo que implica incluso la ayuda de otros estados para enfrentar la crisis nacional forense.

Pasan los meses y el nuevo Gobierno federal mantiene otro discurso y otro trato con las familias que tienen desaparecidos, pero en los hechos poco se avanza.

El Estado mexicano debe estar a la altura de las familias organizadas, como el Colectivo Solecito que encontró Colinas de Santa Fe, y dar respuesta a las exigencias de encontrar con vida a los desaparecidos, detener las desapariciones e identificar a los miles de restos que ahora colman las morgues del país.

(rubenmartinmartin@gmail.com)

Temas

Lee También

Comentarios