Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 18 de Octubre 2018
Ideas |

Canallada contra Nestora

Por: Rubén Martín

Canallada contra Nestora

Canallada contra Nestora

En su desesperación para ganar unos pocos votos para que la derrota no sea tan estrepitosa, el candidato presidencial priista José Antonio Meade ha vuelto a criminalizar a la luchadora social Nestora Salgado García.

El pasado domingo, en el segundo debate, el candidato del PRI acusó a Nestora Salgado de secuestradora. A partir de ese domingo los extraviados estrategas del PRI han decidido que el centro de su campaña sea atacar a Nestora Salgado, calumniándola y criminalizándola. Es una campaña a base de mentiras, acusadores comprados y manipulación de los hechos. Pero puede que esta “estrategia” de atacar y calumniar a Nestora Salgado le salga contraproducente al PRI y su candidato.

Tras vivir y trabajar durante varios años en Estados Unidos, Nestora Salgado regresó a su natal Olinalá, Guerrero en 2012. Los pobladores atravesaban un periodo de violencia por lo que decidieron formar su Policía en el marco de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias-Policía Comunitaria (CRAC-PC), conformada por más de 153 comunidades de 21 municipios guerrerenses.

Todas estas policías comunitarias operan en un marco de legalidad estatal, nacional y mundial en el marco de la Ley 701 de Guerrero, el Artículo 2 de la Constitución y el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Nestora Salgado fue electa comandanta de la Policía Comunitaria y en ese encargo, encabezó los esfuerzos de los pobladores para bajar violencia y delincuencia.

En su encargo, la Policía Comunitaria detuvo a algunas personas (como el ex síndico de Olinalá) que fueron llevadas a las Casas de Justicia con la que operan las comunitarias de la CRAC-PC. Se trata de un sistema de justicia alterno al imperante en el país.

Fue tal la eficacia de las policías comunitarias de Olinalá y otras partes de Guerrero para atacar los negocios de criminales y gobernantes corruptos, que Nestora Salgado fue puesta en la mira de la represión. Históricamente el Estado mexicano reprime y persigue a quienes considera disidentes políticos. La artimaña más utilizada para reprimir es la criminalización y fabricación de delitos.

Eso le pasó a Nestora Salgado. Un aparatoso operativo de soldados, marinos y policías estatales la detuvo el 21 de agosto de 2013 en Olinalá, y la encarcelaron en la prisión federal de alta seguridad en Tepic. El Gobierno federal la acusó de delincuencia organizada y la procuraduría de Guerrero de asesinato, robo y secuestro.

Un juzgado federal la declaró en libertad por la imputación de crimen organizado (se comprobó que la Policía Comunitaria no es crimen organizado, como es obvio); posteriormente, juzgados del fuero común la declararon libre de las otras imputaciones. Fue declarada en libertad porque nunca se probaron los delitos que le imputaban.

El priista José Antonio Meade se está arriesgando a un ridículo de resonancia mundial. Él sabe que Nestora es inocente porque cuando la ONU, a través del Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria, solicitó información al Gobierno sobre este caso, Meade era canciller. En diciembre de 2015 la ONU declaró que la detención de Nestora era ilegal y exigió al Gobierno su inmediata liberación.

Nestora Salgado está libre porque es inocente; el Gobierno la persigue por ser luchadora social. Es miserable que un candidato derrotado la use y la criminalice para tratar de conseguir votos.

Temas

Lee También

Comentarios