Lunes, 17 de Mayo 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Balas sobre Guadalajara

Por: Diego Petersen

Balas sobre Guadalajara

Balas sobre Guadalajara

Un ataque a una familia en el Periférico con un bebé de 20 meses acribillado; balacera entre policías y delincuentes en la Colonia Chapalita a pena luz del día. Dos jóvenes desaparecidos tras acudir a vender una camioneta. Un cuerpo abandonado con mensajes intimidatorios en una banca de San Pedro Tlaquepaque al rayo del sol. Cuatro de cada diez cuerpos encontrados en fosas en todo el país fueron en Jalisco, la mayoría en municipios conurbados de Guadalajara. Balacera en una oficina que presta servicios de comunicación al gobierno. 120 policías de diversas corporaciones municipales involucrados en delitos de secuestro y desaparición de personas, entre ellos tres comisarios.

El número y el nivel de los actos violentos en la zona metropolitana de Guadalajara está creciendo y las autoridades parecen pasmadas. ¿Quién nos explica por qué siguen sin funcionar las cámaras del escudo C5? ¿Dónde está el secretario de Seguridad Pública? ¿Dónde el gobernador que presumía siempre dar la cara por la seguridad? ¿Dónde quedó la altanería del candidato (siempre hay un tuit delator) que transmutó en silente gobernante?

¿Está jugando el crimen organizado su elección? En un caso se trata de un ataque directo a una familia, en otro de un enfrentamiento entre policías y crimen organizado que tiene mucho de fortuito, unas desapariciones parecen explicarse por líos de tierras, otras por tráfico de autos. Como toda explicación globalizadora, una hipótesis así no se sostiene. Tratar de conectar todos los eventos en una misma explicación raya en lo más absurdo de la teoría del complot. Pero cuando los hechos aislados, como suelen calificar las autoridades a todo evento que sale de su control, se repiten con tanta frecuencia habría que comenzar a pensar que algo grave está pasando.

Algo muy similar sucedió hace seis años, justo a estas alturas del sexenio de Aristóteles Sandoval, previo a la elección intermedia, cuando se suscitaron una serie de hechos violentos que descompusieron la seguridad pública. La explicación, me parece, tiene más que ver con el debilitamiento de las instituciones: gobernantes concentrados en la elección, presidentes municipales interinos que no conocen ni controlan nada, distanciamiento y fractura del diálogo entre niveles de gobierno, policías mermadas, mandos desgastados.

Llueven balas sobre la ciudad y nuestra clase política no hace sino ponerse la gabardina y el paraguas (blindados por supuesto) para protegerse electoralmente. Es cierto que las autoridades no son responsables de que un grupo armado ataque una camioneta y asesine a un niño, de lo que sí son responsables es del vacío de poder.

Temas

Lee También