Sábado, 31 de Julio 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

¿Alfaro líder nacional?

Por: Pablo Latapí

¿Alfaro líder nacional?

¿Alfaro líder nacional?

Este sería un buen momento para que florecieran nuevos liderazgos a nivel nacional.


Conforme disminuyen los riesgos por la pandemia y el proyecto de López Obrador se “achata” y exhibe más y más debilidades pegándole a ese impresionante arrastre popular que le había acompañado hasta ahora, alguien con proyecto y oportunidad podría aprovechar para empezar a crecer y buscar protagonismo a nivel nacional de miras a la próxima elección presidencial.


Están por cumplirse tres años de que en las urnas López Obrador ganara la elección, prácticamente la mitad del camino, y es muy difícil que a estas alturas de su gobierno se anime a lanzar otro de sus grandes “mega proyectos” como el aeropuerto de Santa Lucía, la refinería de Dos Bocas o el Tren Maya, o tener arranques como la rifa del avión presidencial.


Esos proyectos cada vez enfrentan más y más obstáculos para llegar a buen fin, y de hacerlo, estarían muy lejos de ser aquellas obras colosales que visualizaba el presidente al arranque de su gobierno.


Además, sus reformas legislativas (la reforma de hidrocarburos, por ejemplo) que, como señala un extraordinario artículo de el diario español El País, quedaron lejos de ser un gran proyecto de transformación por convertirlos el propio López Obrador en embates y vendettas personales contra empresarios que en colusión con la clase política reventaron al país merced a la corrupción. Esas reformas también enfrentan obstáculos serios por los recursos legales promovidos en su contra, y finalmente pronostican su fin en la Suprema Corte de Justicia de la Nación.


La Cuarta Transformación, que pudo haber sido un gran programa de reivindicación de las clases desposeídas y dolientes por los abusos del poder de gobiernos anteriores, se está quedando hueca y difícilmente tendrá hacia donde moverse en los próximos tres años.


Y es entonces cuando se antoja que ese vacío en las expectativas se pudiese llenar con nuevos liderazgos, diferentes, capaces de convocar a un país dolido y cada vez más frustrado. Se requiere un liderazgo que partir de lo mucho o poco hecho por López Obrador emprenda una gran tarea de reconciliación nacional, promoviendo el reencuentro de los sectores que el propio presidente se ha encargado de dividir.


Y paradójicamente esos liderazgos pueden surgir en partidos como Movimiento Ciudadano, con una buena orquestación y sin cometer errores.


Aparece fresco y además ya “víctima” de López Obrador el candidato a Nuevo León, Samuel García, que dentro de toda su frivolidad ya enamoró a los regios.


Y Enrique Alfaro podría ser otra opción, pero tendría que reconciliarse con los jaliscienses y buscar su cercanía; explorar formas de comunicación directa y amigable, lejos de sus limitadas redes sociales, y regresando al “banquito” de campaña, de manera real y metafórica, para tener el apoyo genuino de un estado que hoy puede marcar diferencia a nivel nacional.


Pero para ello se necesita humildad y aceptación de que la forma de dirigirse a “regaños” no ayuda; su proyecto de Refundación aún puede dar mucho al estado, y una buena convocatoria, como la que encontró en distintos sectores por la pandemia, le ayudarían mucho.  
 

Temas

Lee También